La autopista promedia 6.846 viajes al día en el primer semestre, el mejor registro histórico

Son más de un centenar de desplazamientos que los del año anterior y 2.600 a mayores que hace dos décadas | La AP-53 apunta a otro récord anual pues los meses estivales son los de mayor utilización de la infraestructura

Un turismo sale del peaje de Sileda.

Un turismo sale del peaje de Sileda. / | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La autopista que comunica la comarca dezana con la capital de Galicia apunta a otro récord histórico de desplazamientos pues, con los meses de verano todavía por delante, la AP-53 acaba de marcar en el primer semestre unos números nunca alcanzados en las dos décadas de vida. Durante estos seis meses la infraestructura de pago promedió 6.846 vehículos diarios, que son 123 más que los contabilizados en el mismo período del ejercicio anterior y 2.623 a mayores de los usuarios que hubo hace 20 años. En este análisis excluimos la primera mitad de 2003, pues entonces la vía solo tenía abierto al tráfico el tramo comprendido entre Santiago y Silleda, ya con el recorrido hasta Lalín disponible el año siguiente.

El tráfico en la AP-53 crece de la misma forma en la que sus tarifas se disparan, cuestión que parece no ser motivo para disuadir a los usuarios. El hábito de uso de esta vía de alta capacidad y la inexistencia de una alternativa real –la N-525 está saturada y su vetusto trazado condiciona unos desplazamientos que desde hace mucho tiempo se miden en minutos y no en kilómetros– pueden ser algunas de las razones para comprender este fenómeno.

La autopista Santiago-Alto de Santo Domingo arrancó el año con una media de 6.151 desplazamientos diarios, horizonte que nunca se había alcanzado y sirva como ejemplo que son ni más ni menos que 445 más que los contabilizados por el Ministerio de Transportes en el arranque de 2023. En febrero el tráfico ascendió hasta los 6.751 viajes, cayendo en marzo a una Intensidad Media Diaria (IDM) de 6.672. En febrero, cabe recordar, se celebró en Lalín la Feira do Cocido, cita a la que acuden millares de turistas, cuestión que podría influir en ese balance mensual. Curiosamente, a finales de marzo cayó este año la Semana Santa. Los datos facilitados por el ministerio indican que la autopista comenzó a aproximarse a los 7.000 usuarios al día en abril, con una media de exactamente 6.944, mientras que en mayo y junio ya se superó este umbral. En mayo la intensidad alcanzó los 7.013 desplazamientos, mientras que el pasado mes de junio fueron 7.547 los usuarios que recorrieron esta infraestructura de alta capacidad.

Pesados

Si dejamos a un lado los balances absolutos y nos centramos en el tráfico de vehículos pesados –un viaje de ida y vuelta entre Lalín y Santiago para los camiones de mayor tonelaje cuesta la friolera de 27 euros– también crece y ronda los 470 desplazamientos diarios. El desglose mensual es el siguiente: enero (427), febrero (461), marzo (434), abril (504), mayo (501) y junio (496).

Otro año más sin las esperadas bonificaciones

No era previsible que el Estado congelase las tarifas de las autopistas de su propiedad y ni siquiera los más optimistas esperaban, como aconteció en alguna ocasión, que los precios al menos no subiesen demasiado pues los precios de la AP-53 ya eran prohibitivos, hasta el punto de haberse duplicado desde la puesta en marcha de esta vía de alta capacidad, hace dos décadas. Los usuarios de la vía amanecieron el 1 de enero con otra sorpresa: las tarifas habían marcado otro récord y el desplazamiento de ida y vuelta entre Lalín y Santiago pasaba a costar 13,4 euros para los vehículos ligeros y 8,10 para los viajes entre Compostela y Silleda. Los usuarios esperaban que por fin este año se aprobasen las ansiadas bonificaciones para la única autopista española que no premia la utilización del sistema de pago conocido como telepeaje o que cuesta lo mismo realizar un viaje al mes que uno diario. El acuerdo de investidura entre BNG y PSOE contemplaba unos descuentos semejantes a los que gozan los usuarios de la AP-9 que cayeron nuevamente en el olvido al no haberse aprobado los Presupuestos Generales del Estado. En febrero el alcalde de Lalín, José Crespo, defendió como senador en comisión la gratuidad de la AP-53, moción que salió adelante con los votos del PP y del grupo mixto (Vox y UPN).

Suscríbete para seguir leyendo