El distrito forestal dio luz verde desde enero a 11.400 comunicaciones de quemas agrícolas

Casi la mitad corresponde a propietarios de fincas en A Estrada, mientras que Agolada no tramitó solicitudes | Expidió 37 autorizaciones para restos forestales amontonados

Imagen de archivo de una quema autorizada en una finca de Lalín.

Imagen de archivo de una quema autorizada en una finca de Lalín. / BERNABE/JAVIER LALIN

Salomé Soutelo

Salomé Soutelo

Desde el 1 de enero la Consellería do Medio Rural autorizó 11.381 quemas de restos agrícolas empleados en explotaciones (como paja) en las comarcas, así como otras 37 autorizaciones para la quema de restos forestales amontonados. Hay que recordar que desde el 30 de mayo no se expiden permisos para ninguna de estas dos actividades porque las condiciones meteorológicas pueden dificultar el control de estos fuegos.

De los nueve concellos que forman parte del distrito forestal XVI (Cerdedo aparece aquí desligado de Cotobade, que continúa en el distrito XIX) es A Estrada la que ha tramitado más solicitudes de quemas agrícolas, con 5.264, casi la mitad del total. Le sigue Lalín, con 2.235, y Silleda, con 1.367. También por encima del millar de permisos se coloca Vila de Cruces, con 1.242, y marcando distancias con los concellos restantes, pues en Cerdedo se tramitaron 488 comunicaciones, en Forcarei 438 y en Rodeiro, 200. Cierran el listado Dozón, con solo 57 comunicaciones de quemas agrícolas, y Agolada, sin ninguna.

Autorizaciones

A Estrada continúa a la cabeza también en cuanto a las autorizaciones para la quema de restos forestales amontonados. De las 37 totales, en este municipio se tramitaron 12. El resto de municipios ya se coloca por debajo de la decena, con 9 expedientes en Lalín, 5 tanto en Rodeiro como en Silleda y 3 en Vila de Cruces y también en Agolada. Tanto en Cerdedo como en Dozón y Forcarei, hasta finales de mayo no se solicitó permiso para quemar restos forestales amontonados.

Cabe recordar que el Pladiga de este año indica que, en los períodos de riesgo alto de incendio por elevadas temperaturas, como en verano, una de las funciones del vigilante móvil del Servizo de Prevención de Incendios Forestais es tomar nota de los datos de la persona que está realizando quemas sin permiso, para tramitar la denuncia posterior. De igual modo, el documento contempla reforzar el control y las inspecciones de las quemas comunicadas y autorizadas.

Al margen de las quemas de particulares, cada distrito realiza quemas prescritas, con el ánimo de eliminar biomasa y así reducir el riesgos de incendios, además de crear pastos para el ganado, proteger las masas forestales y mejorar biotopos cinegéticos. Según el Pladiga, en la provincia de Pontevedra está contemplado actuar con quemas prescritas sobre casi 373 hectáreas. Durante 2023 y hasta abril de este año, estaba previsto que en el distrito XVI se realizasen en torno a una treintena de estas quemas controladas.

Suscríbete para seguir leyendo