La retirada de árboles y de enjambres suponen el 55% de las intervenciones de los bomberos

Vuelven a subir las actuaciones del servicio, que en 2023 realizó 383 salidas | Silleda, con 197 alertas, y Lalín, con 77, concentran siete de cada diez operaciones | A Estrada requiere su presencia sobre todo por incendios urbanos

Bomberos del parque de Silleda, junto a bomberos forestales, tras el descarrilamiento de un tren de mercancías en A Xesta, en enero del año pasado.

Bomberos del parque de Silleda, junto a bomberos forestales, tras el descarrilamiento de un tren de mercancías en A Xesta, en enero del año pasado. / BERNABE/JAVIER LALIN

Salomé Soutelo

Salomé Soutelo

Incidencias meteorológicas, nidos de velutinas e incendios urbanos eran ya en 2022 las causas más frecuentes de intervenciones de Bombeiros do Deza, y vuelven a serlo en 2023, según la memoria que acaba de presentar este servicio. Es más, han incrementado sus cifras, que en el caso de la retirada de árboles y otros elementos de la carretera tiene su explicación en que el año pasado las comarcas registraron 18 borrascas.

En total, la plantilla del Consorcio do Deza e Tabeirós-Terra de Montes realizó 383 operativos, por encima tanto de los 322 de 2022 como de los 253 de 2021. Esta subida se debe sobre todo a la retirada de árboles, que pasan de 65 a 113 avisos y que, según indica la propia memoria, suponen el 30% de todas las intervenciones. En cuanto a la eliminación de enjambres de Vespa velutina, la cifra sube de 60 a 98, mientras que los incendios urbanos, que en 2022 habían sido 43, pasan ahora a 48. Si hablamos además de incendios industriales (un caso), en vehículos (9) o forestales (1), la cifra ya se eleva a 59. En ninguno de estos siniestros hubo heridos ni víctimas mortales.

Un fallecido en la carretera

Los accidentes de tráfico, con 30 casos, son la cuarta salida más frecuente durante 2023. En estos siniestros hubo en total 7 heridos leves, 3 graves y una persona fallecida, el vecino de Loimil que fue atropellado a principios de noviembre en la N-525. Y vinculados a los accidentes de tráfico aparecen los operativos de limpieza de calzada, con 22 intervenciones. La memoria indica que, al tratarse de seguridad vial, entre las 113 retiradas de árboles de las carreteras, los 30 accidentes y esas 22 limpiezas de calzada, la cifra de emergencias sube a las 165, que serían el 43% del total.

Ya son más modestas las intervenciones para apertura de viviendas, con 19 casos, y el rescate o salvamento de personas, con 11. En esa casi docena de operativos de rescate, hubo 4 heridos leves, 2 graves y un fallecido: en junio pasado perdió la vida una vecina de Escuadro, Luisa Iglesias, al ser arrollada por el tractor con el que estaban trabajando en su finca. Completan esas 383 intervenciones 6 escapes de gas, 5 retenes preventivos, 2 saneamientos de fachadas y otros tantos rescates de animales, entre otros.

Si la retirada de árboles y los avisperos de velutinas protagonizan los operativos, es lógico que noviembre, julio y octubre fuesen los meses de mayor actividad, con 65,62 y 44 alertas, respectivamente. Bastante más tranquilos fueron febrero, marzo y abril, con 20 casos el primero y 21 cada uno los dos siguientes.

Por municipios, Silleda y Lalín concentran siete de cada diez operativos de los bomberos. Este servicio se desplazó por 197 alertas a distintos puntos del municipio donde tiene su sede, así como a otras 77 de Lalín. Vila de Cruces requirió la intervención de los bomberos en 44 ocasiones, mientras que en A Estrada fueron 22. Por debajo de la veintena se colocan los 16 avisos de Agolada, los 11 de Rodeiro, los 8 de Forcarei, los 6 en Dozón y, por último, los 2 en Cerdedo. Hay que apuntar que Silleda carece de Protección Civil y de Grupo de Emerxencias Supramunicipais, como sí hay en Lalín y A Estrada, y de ahí que el concello trasdezano requiera, con bastante más frecuencia, de la intervención de los bomberos.

El parque incorporó un nuevo camión en abril del año pasado.

El parque incorporó un nuevo camión en abril del año pasado. / BERNABE/JAVIER LALIN

Por municipios varía, aunque poco, la tipología más frecuente de las intervenciones de 2023 de los bomberos: en A Estrada se movilizaron sobre todo por incendios urbanos (con 10 de sus 22 casos), mientras que en Lalín predomina la retirada de árboles (18 salidas), como en Silleda (67 casos, los mismos que enjambres) o Agolada (5 de sus 16 totales). Cruces también recurrió a los bomberos para eliminar 18 nidos de velutinas.

La memoria también recoge los tiempos invertidos en resolver cada una de esas 383 intervenciones. E indica que el 68% de las mismas, es decir, 260, quedaron despachadas en menos de 45 minutos. Hubo, por otra parte, 3 alertas en las fue preciso emplear entre 3 y 4 horas, y otras 5 necesitaron más de cuatro horas. Uno de estos operativos fue el descarrilamiento de un tren de mercancías, el 23 de enero, debido a un desprendimiento por las lluvias, en la zona de A Xesta. Los bomberos ayudaron al maquinista a salir de la cabina.

Cubre el 81% de vecinos en menos de 20 minutos

El año pasado, la plantilla del Consorcio do Deza e Tabeirós-Montes contaba con 15 bomberos-conductores (tras el fallecimiento de Manuel Silva, en enero), un técnico de mantenimiento y un gerente-jefe. Aún así, se consiguió que en cada guardia (de 24 horas) hubiese un mínimo de 3 efectivos, mediante refuerzos para cubrir, por ejemplo, bajas laborales, vacaciones o turnos en los que solo están dos bomberos. Tenemos que recordar que días atrás se incorporaron a este servicio tres nuevos efectivos, con lo que será más fácil organizar esos turnos.

En su día a día, cada turno revisa y pone a punto el material, realiza prácticas y simulacros, revisa el parque móvil pero también estudia la toponimia y las rutas del área en que trabaja, porque este servicio cubre 1.558 kilómetros cuadrados, y en caso de emergencia es necesario acudir cuanto antes al lugar del incidente. Por eso la memoria del año pasado ofrece información sobre el tiempo que precisan los bomberos para intervenir tras la alerta. En un análisis de isócronas, resulta que pueden atender al 81,1% de la población que cubren (son 53.420 personas) en menos de 20 minutos. Precisarían entre 20 y 30 minutos para los 12.415 vecinos restantes. Dentro de esos 20 minutos de intervención se encuentra todo el municipio de Silleda, la práctica totalidad del de Lalín (quedarían 58 vecinos para esos 30 minutos), el 81% de Cruces, el 80% de A Estrada y el 75% de Dozón. Para cubrir incidentes de Rodeiro, por ejemplo, serían precisos entre 20 minutos y media hora.