Que el verano nos pille en chancletas

Los espacios para disfrutar del chapuzón ultiman estos días los preparativos para iniciar la temporada, que algunos ya inauguraron y que en otros llegará este año con retraso

Vista, ayer, de las piscinas municipales de A Estrada, que abrirán este año el 1 de julio.   | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Vista, ayer, de las piscinas municipales de A Estrada, que abrirán este año el 1 de julio. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Ana Cela

Ana Cela

En dos días llegará el solsticio de verano, aunque cueste imaginarlo estas mañanas, en las que no se sabe si sacar del armario las deseosas sandalias o calzarse las botas. Que el tiempo no acompañe le viene de perlas a algunas áreas de baño de Tabeirós-Terra de Montes, que todavía se están acicalando para recibir a los primeros veraneantes. Cierto es que varias ya tienen por costumbre inaugurar la campaña el 1 de julio pero, para otras, las primeras zambullidas llegarán con 15 días de retraso sobre la fecha habitual de apertura. Sea como fuere, lo único que cabe pedir a estas alturas es que la llegada del verano nos pille en chancletas.

Vista, ayer, de las piscinas municipales de A Estrada, que abrirán este año el 1 de julio.

La playa fluvial de Liñares ya tiene cerradas las compuertas. / Cedida

En A Estrada, la más madrugadora ha sido este año la piscina del Recreo Cultural, que ya el pasado fin de semana dio la bienvenida al verano, aun cuando la meteorología que acompaña a esta estación se esté haciendo de rogar. Bañistas, más bien pocos, pero los más valientes tuvieron, si quisieron, la piscina lista. Las instalaciones están reservadas a los socios de esta numerosa entidad estradense. Permanecerán abiertas al público hasta el próximo 15 de septiembre. En cuanto al horario, en junio funcionarán de lunes a viernes solo por las tardes, de 15.30 a 21.00, ampliando el horario los fines de semana de 13.00 a 21.00. Después, del 1 de julio al 15 de agosto, estas dos piscinas abrirán ininterrumpidamente de 11.00 a 21.30 horas. Desde el 16 de agosto hasta el 31 pasarán de 11.00 a 21.00 y, ya de del 1 de septiembre hasta el día de cierre funcionarán nuevamente por las tardes, de 15.00 a 20.00.

El Recreo Cultural tiene operativa ya las piscinas.

El Recreo Cultural tiene operativa ya las piscinas. / Ana Cela

Las que han retrasado este año su apertura son las piscinas municipales. Tendrían que estar abiertas desde el día 15 de junio, pero este año no lo harán hasta el 1 de julio. El motivo son las obras de remodelación –de gran envergadura– programadas para estos vasos, aun cuando la intención es que no arranquen hasta el mes de septiembre. De hecho, ello hará que estas instalaciones acuáticas de titularidad municipal terminen también antes la temporada de lo que tradicionalmente es habitual. Desde el 31 de agosto estarán cerradas, de manera que el baño en estas piscinas se queda sin los 15 primeros días de septiembre.

Preparativos en piscinas de Forcarei y Soutelo para la temporada.

Preparativos en piscinas de Forcarei y Soutelo para la temporada. / Ana Cela

El mismo período de funcionamiento tendrá este año el otro referente del casco urbano estradense para el baño: la playa fluvial de Liñares. Las instalaciones están ya abiertas para el paseo, pero no tendrán socorrista hasta el 1 de julio. Este vigilará a los bañistas en estas instalaciones –ahora de gestión municipal– los dos meses centrales del verano.

La playa y piscina fluvial de Cerdedo, ya en estado de revista.

La playa y piscina fluvial de Cerdedo, ya en estado de revista. / Ana Cela

Estas dos zonas de baño se preparaban ayer para estrenarse con la irrupción del estío. En la playa fluvial se estuvieron haciendo trabajos para renovar y acondicionar la arena y las compuertas ya se cerraron, de manera que el nivel de las aguas del Liñares ya está suficientemente alto como para permitir el baño. A mayores, en las últimas semanas se estuvieron realizando trabajos para la puesta a punto de todo el recinto y las personas que lo deseen pueden realizar también sus primeras reservas para organizar eventos en estas hermosas instalaciones.

En cuanto a las piscinas municipales, el gobierno local ya anunció que la reforma de calado prevista se pospondrá hasta después del verano. Sin embargo, sí que se realizan ya trabajos para mejorar el estado del vaso de dimensiones olímpicas. Al igual que se hizo el año pasado, una empresa especializada se encargará de esta labor, reforzando las zonas más castigadas y repintando todo el fondo de la piscina grande para mejorar la mala imagen que viene ofreciendo por la pérdida constante de piezas de gresite. El Concello de A Estrada también tiene abierto en estos días el proceso de selección de los empleados, tanto de las piscinas municipales como de la playa fluvial, que van desde socorristas a encargados de las taquillas.

A Estrada tiene en las aguas del Ulla, al menos, otros dos referentes para el chapuzón que ya se encuentran en perfecto estado de revista. Se trata del Areal de Berres –cuidado desde hace años por un vecino de la zona– y A Praíña (gestionado por la asociación Entre as Pontes  . En ambos parajes se apuran ahora los preparativos para convertirse en telón de fondo para dos de las fiestas de San Juan más esperadas por los estradenses.

Por su parte, el Concello de Forcarei también puso en marcha los trabajos de mantenimiento para poner a punto las piscinas municipales de Soutelo de Montes y Forcarei para la temporada de baño. Los operarios se están encargando de efectuar una limpieza en profundidad de los vasos, de reforzar las juntas y de efectuar rozas en las zonas verdes en las que se enmarcan. Tradicionalmente, el concello forcaricense centra el funcionamiento de sus piscinas en los meses de julio y agosto.

En Cerdedo-Cotobade son varios los parajes fluviales pensados para el baño. El Concello estuvo acondicionando en los últimos días espacios como el área fluvial y el acceso al puente colgante de Calvelo, después de tener completamente preparada la playa y piscina fluvial de Cerdedo, donde el pasado fin de semana estaba prevista la apertura del chiringuito.

Suscríbete para seguir leyendo