Noceda apaga los bafles

El festival de rock de la parroquia lalinense sigue creciendo, con conciertos juegos tradicionales y actividades infantiles

Es el festival de rock, y prácticamente de cualquier estilo musical, que hay en Lalín. Este fin de semana el Noceda Rock celebró su octava edición en la Carballeira de Lamas. Con entrada gratuita y zona de acampada, este evento va más allá del concepto festivalero de grupos encima de un escenario agitando al público. La conciencia medioambiental, los juegos tradicionales y las actividades para los más pequeños de la casa gozan de gran protagonismo.

La fiesta arrancó el sábado con la presencia de los grupos Cara B, Zënzar, Rebeliom do Inframundo, The Skarnivals, para dejar paso en torno a las tres de la madrugada a un pinchadiscos que animó la jornada a los que renunciaban a irse a descansar todavía. Letras combativas, directos llenos de energía y distorsiones hicieron disfrutar al numeroso público que se concentró en la cita organizada por la Asociación Cultural Bolarqueira.

Como en años anteriores hubo servicio de autobús de ida y vuelta desde el casco urbano lalinense. También se incorporó al programa un torneo de billarda.

Por otro lado, la jornada de ayer comenzó con una sesión vermú y actividades de pintacaras o de juegos tradicionales. Sun Iou, una banda del barrio vigués de Teis, que empasta rock y música de raíz, se subió al escenario poco antes de la hora de comer para, a continuación, dejar el protagonismo al Noceda Rock Miúdo, en el que intervino Sororas. Paco Cedeira, Pakolas y Laura Romero, con el espectáculo As máis molonas de Pakolas, animaron la tarde con sus propuestas artísticas para los niños y ya pasadas las 18.30 los bafles dejaron de sonar en la Carballeira de Lamas tras la participación del grupo ourensano Maskarpone.

TEMAS