Imponen penas de prisión para Adolfo Campos y un empleado de Frigodeza por la muerte de un operario en 2020

La sentencia condena al regidor a penas de cinco meses y 15 días por un delito contra los derechos de los trabajadores, y un año y 7 meses por homicidio imprudente

No supone privación de libertad y el fallo es recurrible

El accidente laboral se produjo en agosto de 2020.

El accidente laboral se produjo en agosto de 2020. / Bernabé

El Juzgado de lo Penal número 1 de Pontevedra ha condenado al consejero delegado de Frigodeza y alcalde de Dozón, Adolfo Campos Vázquez, y a un empleado del matadero lalinense a penas de prisión por el fallecimiento de un operario externo en 2020.

El fallo considera que el regidor popular, en calidad de consejero delegado de la firma, debe ser condenado a cinco meses y 15 días de prisión, la inhabilitación para ejercer el derecho de sufragio pasivo durante la condena y una multa de cinco meses y 15 días con una cuota diaria de 15 euros por un delito contra los derechos de los trabajadores. Además, por el delito de homicidio por imprudencia grave, le impone un año y siete meses de prisión, inhabilitación para ejercer el derecho de sufragio pasivo y la inhabilitación para trabajar en una empresa de sacrificio de animales durante la duración de la condena.

Según la versión de la empresa, ambas penas no son acumulables y por lo tanto no acarrean privación de libertad. La sociedad de la que en ese momento Campos era consejero delegado considera que las tareas de mantenimiento en el matadero no formaban parte de sus funciones. Cabe recordar que en el accidente ocurrido en agosto de 2020 falleció un operario de una empresa contratada por Frigodeza para la realización de tareas de mantenimiento en el interior de la planta.

Incumplimiento de la normativa

La sentencia dictamina que la propietaria del matadero situado en el polígono de Botos incumplió la normativa de prevención de riesgos laborales al no advertir por escrito a la empresa contratada sobre los riesgos propios del centro de trabajo. Para Frigodeza, que recurrirá la sentencia, la firma externa estaba especializada en tareas de mantenimiento, “por lo que era perfectamente conocedora de los riesgos existentes”.

Por otro lado, también en el ámbito penal, el fallo atribuye al empleado de Frigodeza A.H.V.E. un delito de homicidio por imprudencia grave por permitir un procedimiento de trabajo “totalmente inadecuado” al no haber verificado los niveles de CO2 existentes en la zona en la que se produjo el accidente que acabó con la vida de un joven que entonces tenía 30 años, empleado de la firma de cerrajería lalinense Metalbo. La sentencia le impone una pena de un año y siete meses de prisión para ejercer el derecho de sufragio pasivo y la inhabilitación para trabajar en una empresa de sacrificio de animales mientras dure la condena.

Indemnización de 437.000 euros

Por otro lado, ya en lo que respecta a la responsabilidad civil, la sentencia dictamina una indemnización a varios familiares de la persona fallecida por importe de exactamente 437.382,12 euros. Esta cuantía será asumida por la compañía, AXA, aseguradora del matadero.