Louzao afirma que la única negociación por el viejo ambulatorio es “a golpe de talonario”

El alcalde de A Estrada rebate, mostrando el oficio remitido al Ministerio y su contestación, la respuesta dada al BNG en el Congreso | Expone que el Concello solicitó la reversión del inmueble, a la que el Gobierno se niega

El centro de la Avenida de Santiago quedó sin uso a finales de 2020. |   // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El centro de la Avenida de Santiago quedó sin uso a finales de 2020. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Ana Cela

Ana Cela

La documentación facilitada ayer por el alcalde de A Estrada sobre los contactos mantenidos entre las administración municipal y el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones –concretamente por medio de la subdirección general de Gestión del Patrimonio de la Tesorería General de la Seguridad Social– demuestra que no es cierto que el Concello de A Estrada no se haya interesado por el edificio del antiguo centro de salud de la Avenida de Santiago, como podría desprenderse de la respuesta ofrecida al BNG tras su pregunta parlamentaria al Gobierno. El dirigente local aportó tanto el oficio remitido por el Concello como la respuesta de la Tesorería General de la Seguridad Social en la que, de manera extensa y jurisprudencialmente fundamentada, se concluye negar la reversión del terreno y el edificio solicitada por el Ayuntamiento. El jefe del ejecutivo local resumió que, en estos momentos, la única vía de negociación que le queda abierta al Concello por esta propiedad pública es “a golpe de talonario”.

El Concello remitió un oficio al Ministerio haciéndole notar que, desde noviembre de 2020, la capital estradense cuenta con un nuevo centro de salud, dejando de prestar servicios médicos de Atención Primaria la edificación que hasta entonces se usaba al efecto en la Avenida de Santiago. Aclara en este documento que los terrenos sobre los que se había asentado el antiguo inmueble habían sido cedidos por el Ayuntamiento al Ministerio de Trabajo-Instituto Nacional de Previsión. En el pleno del 22 de diciembre de 1972 se da cuenta de la necesidad de ceder terrenos para la construcción de un ambulatorio de la Seguridad Social en la villa, acordándose, en sesión de 24 de julio de 1973, el concurso para la adquisición de terrenos con esta finalidad. Se compran finalmente por un millón de las antiguas pesetas, con una extensión de 2.000 metros cuadrados. En agosto de ese mismo año los terrenos se suman al Inventario de Bienes Municipal y se inicia el expediente par a la cesión gratuita al Instituto Nacional de Previsión, acto que adquiere firmeza mediante acuerdo plenario de noviembre de 1973.

Con posterioridad, y tras el traspaso de las competencias en materia sanitaria a la Xunta de Galicia, el uso del edificio fue cedido al Servizo Galego de Saúde. Ya con la construcción de las nuevas dependencias sanitarias de A Baiuca, al no seguir utilizándose este antiguo edificio, se procedió por parte de la Xunta a la reversión del inmueble a favor del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Fue entonces cuando el Concello de A Estrada demandó la reversión de los terrenos y de la edificación a su favor, al objeto de que fuesen destinados a un uso público.

Solo la compra

Vista esta petición, desde el Ministerio se respondió al Concello que, en su momento, se establecieron dos condiciones para la cesión de los terrenos: la puesta en funcionamiento, en el plazo de cinco años, de un centro de salud de la Seguridad Social y el mantenimiento de este uso durante al menos 30 años. Se hace notar que ambas condiciones se cumplieron, por lo que se entiende que terrenos e inmueble serían patrimonio del Estado. Resuelve así que no procede acceder a la solicitud de reversión formulada por el Concello.

Esta tesitura deja a la administración municipal con una operación de adquisición como única vía para poder hacerse nuevamente con esta propiedad y buscarle un nuevo uso, también encaminado a impedir que en la Avenida de Santiago termine generándose una nueva ruina pública, dado que el único funcionamiento que se mantiene en el inmueble desde hace casi cuatro años es una oficina –ocupa un reducido espacio dentro de la propiedad– de la Seguridad Social.

Sentado en el sillón de mando del Concello de A Estrada desde el mes de abril, Gonzalo Louzao reconoció que él no tuvo todavía ocasión de establecer contactos centrados en la incorporación del antiguo ambulatorio estradense al patrimonio municipal. No obstante, ayer mismo se mostró completamente abierto a mantener una reunión con el interlocutor que corresponda para que el centro de salud no languidezca –como han hecho otras edificaciones públicas que cayeron en desuso– en la Avenida de Santiago. No obstante, remarcó que su antecesor en la Alcaldía, José López Campos, no encontró buena receptividad en sus intentos previos para que esta propiedad fuese puesta a disposición del concello sin que la acompañase una gravosa carga económica para las arcas municipales.

“A base de miles de euros todo se arregla, pero es no es gestión, eso no es negociación”, dijo Louzao Dono. Recordó que con otros inmuebles de titularidad autonómica el Concello no tuvo ningún tipo de problema, siendo entregados al patrimonio municipal de manera gratuita. Fue el caso, por ejemplo, de la estación de autobuses o espacios en el complejo que ocupa la Academia Galega de Seguridade Pública (Agasp). No fue así con el antiguo edificio del INEM, para el que se intentó sin éxito una cesión durante años y que ahora fue adquirido. “Si costó más de 100.000 euros, cuál sería el coste del antiguo ambulatorio?”, se preguntó Louzao, remarcando las dimensiones del centro de salud y las obras de mejora que precisaría.

Suscríbete para seguir leyendo