Cartas desde el Polo Norte

Una estafeta mágica instalada en un comercio de A Estrada canaliza el correo de Papá Noel con la respuesta a algunas de las cartas más especiales recibidas este año

El correo del Polo Norte, a punto de salir desde la oficina principal de Papá Noel en Napapiiri.

El correo del Polo Norte, a punto de salir desde la oficina principal de Papá Noel en Napapiiri. / Ana Cela

Ana Cela

Ana Cela

No sucede todos los años pero, ante casos especiales o cuando Papá Noel recibe unas cartas escritas como si se mojase la tinta en la más tierna y bondadosa pureza de la infancia, el servicio postal del Polo Norte se pone en marcha en sentido inverso. Esta ha sido una de esas ocasiones. Papá Noel y sus Elfos han utilizado la estafeta mágica de un establecimiento comercial de A Estrada –la librería y juguetería Pintaletras– para contestar a todas las cartas que los niños depositaron en su buzón. Y es que, explican desde este mismo servicio de correos, que lo que se ha podido encontrar este año en las misivas de estos pequeños estradenses ha causado auténtica sorpresa y viene a demostrar que, frente a lo que los adultos pueden llegar a creer, que estas cartas están llenas de deseos profundos, importantes y gentiles, dejando completamente en segundo plano la lista de regalos.

Las contestación de Papá Noel a estos niños de A Estrada se remite desde su oficina central de Napapiiri. Allí llegaron, antes incluso de recibirse las cartas de los pequeños, los deseos de sus padres y madres para que, desde este especial rincón de Finlandia, se les echase una mano con varias cuestiones que los tenían preocupados. Una mamá pidió la ayuda de Papá Noel para que su pequeña sobrellevase la pérdida de un ser querido este mismo año; otros pidieron su intervención ante dos hermanas que no paran de pelearse; una niña que se come las uñas; varios niños que tuvieron hermanitos pequeños en este 2023 o algunos que se esfuerzan mucho para iniciarse en la lectura y la escritura.

Por supuesto, desde el Polo Norte han llegado cartas en las que se abordan de manera individualizada todas estas cuestiones. Y eso que en algunos casos la emoción fue tan grande que hasta Papá Noel tuvo que respirar profundo varias veces antes de ponerse a escribir. Con todo, quienes le conocen bien aseguran que su corazón sintió un gran amor por los muchos niños que estamparon, de su puño y letra y sin siquiera pretenderlo ni saberlo, lo enormes que son por dentro.

 Con cariño, Papá Noel

Con cariño, Papá Noel / Cedida

En algunas de las cartas depositadas en el buzón de Pintaletras no se pidió ni un solo regalo material y otras están cubiertas con deseos para todos. Fuentes del servicio postal del Polo Norte facilitaron ayer algunos extractos, protegiendo por completo la identidad de los emisores de todas estas cartas. “Querido Papá Noel: este año me porté bien, por eso te pido que cumplas. Que investigues las enfermedades de los niños para que se acaben. Que me traigas lo que tú quieras de fútbol y algo para mi madre. PD: Que te sea leve la noche”, dice una. “Estos días me he portado regulín. Sé que eres muy amigo mío y por eso quiero pedirte una cazadora para mi madre”, se extracta de otra.

“Intento cuidar mucho a mi hermanita, pero ella siempre se mete conmigo”, confiesa una de estas cartas a Papá Noel. “En el cole nuevo me gusta estar. Intento mejorar cada día más”, comparten. “Pedí muchas cosas ya que me estoy dejando de comer las uñas como te prometí”, le explica una niña. “Que mi madre tenga dinero suficiente”, solicitan desde otra misiva. En otra, la petición es más amplia: “Merry Christmas. Que la pobreza no continúe”.

¿Cómo no iba a animarse Papá Noel a contestar? En otro de los sobres una “luchadora para las dificultades” le dirige la carta como a “alguien que merece la pena”. “¿Tú sabes quién es la persona más bonita del mundo? ¡Lee la primera palabra!” Si Papá Noel siguió su consejo habrá encontrado su nombre como la primera palabra en el texto.

Mucho agradecimiento

Algunas de estas líneas están, sencillamente, repletas de agradecimiento. Después de agradecerle las vacaciones y las luces navideñas, un pequeño estradense pide un único juguete y termina. “Te agradezco por todo lo que tengo”. “Estoy muy agradecido por mi familia, mis amigos, por las vacaciones... Los regalos de Papá Noel están en familia, celebrar la Nochebuena... Me encantaría vuestra presencia este año”, dice otro.

Emocionados con todo lo leído, Papá Noel y su equipo de Elfos se han puesto manos a la obra. “Sabemos que cuidas muy bien a tu hermanito, eres una SUPER hermana mayor. Sigue cuidándolo, eres muy importante para él, y él lo es para ti”, le contestan a una de las niñas. “Te hemos traído todos los regalos que has pedido porque sabemos que estás dejándote de comer las uñas, es muy importante que sigas intentándolo, por tu salud, para que no te enfermes” , escriben para otra. “Sé que el año pasado no lo pasaste bien en tu antiguo cole y este año estás en un cole nuevo. Quiero que sepas que cada cambio es como un nuevo cuento que acabas de abrir: una nueva aventura por descubrir. Eres muy valiente y un muy buen amigo”, reconocen a uno de los niños. “¡Nos ha encantado tu carta escrita por ti solito! ¡Ya sabes leer y escribir! Qué orgullosos estamos de ti. La pondremos en nuestra nevera de decoración para recordarte cada día”, animan a otros.

Instalar una estafeta como esta da mucho trabajo, pero seguro que todos los niños y niñas que reciban respuesta del Polo Norte tendrán este año el mejor y más importante de los regalos. Ellos, por su parte, ya han hecho el suyo: demostrar su bondad y una pureza sin reservas. Con permiso de Papá Noel, esa es la verdadera magia.