El encarecimiento de los costes constructivos frena el auge de las licencias en A Estrada

Durante 2023 el Concello otorgó 37 licencias, frente a las 53 de 2022 | ”El coste por metro cuadrado, tranquilamente, se duplicó”, dicen | Al abrigo del PXOM se dieron 420 permisos

Una de las licencias urbanas fue la del nuevo edificio judicial de A Baiuca. |   // AC

Una de las licencias urbanas fue la del nuevo edificio judicial de A Baiuca. | // AC / Ana Cela

Ana Cela

Ana Cela

Los pronósticos expresados por el responsable del departamento municipal de Urbanismo en el Concello de A Estrada, Gonzalo Louzao Dono, a la hora de estimar el ritmo de las licencias de construcción que se emitirían a lo largo del ejercicio 2023, se cumplieron. El encarecimiento de los costes de construcción ha echado el freno al ritmo de las solicitudes de licencias de obra tramitadas ante la administración municipal durante este año. Si las estadísticas venían dibujando una tendencia ascendente en las últimas anualidades, en el ejercicio que ahora termina el número de licencias concedidas por el Concello descendió considerablemente, pasando de las 53 de 2022 a las 37 que se totalizaron este año.

Gonzalo Louzao ofreció en la mañana de ayer un resumen de cómo ha funcionado, desde el punto de vista de la gestión de licencias urbanísticas, el departamento que dirige desde 2019. Reconoció que realizaron esfuerzos para que esta gestión ganase en “agilidad y rapidez”, tratando de que el área se pusiese “al día”. “Que no sea ese departamento engorroso al que nadie quiere acudir”, dijo el titular estradense de Urbanismo. Felicitó seguidamente a los técnicos del área porque ese objetivo se da por cumplido. No obstante, esta mejora en el funcionamiento, que permitió ir incrementando el número de licencias tramitadas por año, no encuentra en estos momentos un contexto aliado. “Los costes de producción por metro cuadrado, tranquilamente, se duplicaron”, remarcó Louzao, que no tuvo empacho en señalar que se venía apreciando en los últimos meses que “entraba poca cosa por registro” y que, lo gestionado, no conlleva una repercusión económica reseñable.

Evolución

Así las cosas, desde la aprobación del nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) en septiembre de 2013 hasta la jornada de ayer el departamento municipal de Urbanismo emitió un total de 420 licencias. Los primeros meses con el documento urbanístico en vigor suscitaron ya 18 permisos –solo fueron tres meses–, llegando a los 42 al año siguiente. El récord de autorizaciones municipales de obra se alcanzó en 2015, con un total de 65 licencias concedidas. En 2016 bajaron a 29; en 2017 fueron 34, al igual que en 2018 y en 2019 se concedieron 29. A partir de 2020 la cosa comenzó a subir, con 34 permisos tramitados ese año, que en 2021 ya fueron 45. En 2022 se concedieron 53 licencias y este año la situación las dejó en 37.

En 2023

De los permisos dados este año por el departamento de Urbanismo, 10 se corresponden con rehabilitaciones de viviendas unifamiliares asentadas en el ámbito rural. Se dio licencia para construir cinco nuevas casas en las parroquias, junto con 10 licencias para almacenes agrícolas y una de ampliación de explotación ganadera.

De igual modo, el Concello de A Estrada otorgó una licencia urbanística para la rehabilitación de un edificio en el casco urbano y tres para otras tantas construcciones en la villa. Una de estas últimas se corresponde con la tercera fase de una promoción inmobiliaria que supondrá la creación de 18 nuevas viviendas en la Avenida Fernando Conde. Se dio licencia para otro edificio sin obra iniciada y también para el inmueble que reunirá las dos salas del partido judicial estradense, que ya está en marcha en A Baiuca.

En el ámbito industrial, este año se dieron dos licencias para naves en el polígono industrial de Toedo. Una se vinculó a una planta de elaboración de productos químicos y otra para la nave que impulsaría –en el marco de un proyecto todavía pendiente de madurar–la cooperativa Maestra para crear un centro de procesado de manzana, con lagar comunitario para el sector estradense. Finalmente, las cinco licencias restantes se vinculan a proyectos variados, principalmente cierres y reformas de cubiertas.

Plazos

El edil de Urbanismo de A Estrada asumió que los descritos no son los datos de grandes inversiones en materia urbanística, pero consideró que se constató que el Concello no está dilatando los procesos con la tramitación que se efectúa. Calculó que, a día de hoy, el tiempo medio para la emisión de una licencia municipal de obra se sitúa entre los dos y los tres meses, siempre y cuando el permiso no tenga que depender de los informes de otras administraciones, que tienen sus propios tiempos.

Louzao Dono informó también de que, a día de ayer, el Concello no tenía constancia de la entrada de ninguna solicitud de licencia de obra para parques eólicos, si bien asumió que, por lo general, la petición del permiso municipal de obra es la parte final de la tramitación para este tipo de instalaciones.

[object Object]

En otro orden de cosas, el edil estradense de Urbanismo, Gonzalo Louzao Dono, indicó ayer que, de cara al arranque de 2024 su departamento tiene en la parrilla de salida dos quehaceres: la tramitación de un centenar de “ITV urbanísticas” de edificios emplazados en el casco urbano e informar para exposición pública el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de los SUNC R01 y R02, ligados al desarrollo urbanístico en el entorno de la Avenida de América. En cuanto a los requerimientos urbanísticos, Louzao recordó que se enviaron aquellos estimados más urgentes, con una docena de expedientes iniciados. No obstante, como recientemente publicó FARO, la idea es que con el inicio del nuevo ejercicio puedan realizarse los trámites para emitir un centenar de comunicaciones tendentes a que los propietarios de otros tantos inmuebles urbanos realicen obras de mejora de sus condiciones de seguridad y ornato. El concejal señaló que su intención es que estos requerimientos queden encaminados “en el primer trimestre de 2024”.