Estirar el pie más que la manta

La mayoría de los concellos gastaron más de lo que ingresaron en año preelectoral | El regreso de las reglas fiscales amenaza esta gestión

Rodeiro no remitió información de su balance. |   // BERNABÉ

Rodeiro no remitió información de su balance. | // BERNABÉ / alfonso loño

La mayor parte de los ayuntamientos de las comarcas gastaron dinero por encima de sus posibilidades el año preelectoral y de las cajas municipales salieron más recursos de los que entraron, rompiendo así el principio del objetivo de estabilidad financiera. La decisión del Gobierno central de dejar en suspenso las reglas fiscales desde el comienzo de la pandemia fue interpretada por algunas corporaciones locales como una especie de barra libre para aumentar, por ejemplo, sus transferencias o el gasto en propuestas extraordinarias. Pero los ajustes podrían ser impuestos en breve e incluso se barajó la posibilidad de que se hiciesen efectivos para el próximo año.

La cantidad no es menor, pues si sumamos los importes de los saldos financieros con criterio presupuestario estamos hablando de 15 millones y medio de euros de gasto a mayores. Y eso que en la relación difundida estos días por el Ministerio de Hacienda sobre la información remitida por las Corporaciones Locales en relación al cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria de 2022, Rodeiro no aparece. Esta administración municipal ni envió los datos.

Para realizar este cálculo se toma como referencia ingresos y gastos no financieros (de los capítulos 1 a 7 en ambos casos) y de ahí se deduce si un ayuntamiento tiene capacidad o necesidad de financiación. Hay que recordar que en los balances no computan las operaciones financieras como deudas o inversiones en activos financieros, en consecuencia, en principio todo apunta a que estos gastos extraordinarios se realizaron con cargo a los ahorros de cada ayuntamiento, es decir, a los remanentes de tesorería.

Lalín es el ayuntamiento en el que la balanza de gastos es más elevada respecto a la de los ingresos pues, según Hacienda su saldo financiero fue negativo en 10.228.266 euros. El expediente fue firmado el 15 de mayo de este año. A Estrada también cerró ese ejercicio con necesidad de financiación al generar un desequilibrio de 5.622.776 euros, mientras que en Silleda la cuantía fue mucho menor y, aunque también negativa, se situó en 40.450 euros. En Agolada la cifra es de 221. 254 euros, algo por debajo de los 228.568 de Dozón. La distancia entre ingresos y gastos en Forcarei ascendió a 360.660 euros, también según la liquidación presupuestaria de ese ejercicio.

Vila de Cruces y Cerdedo-Cotobade son los únicos casos con capacidad de financiación y en el caso del concello dezano la diferencia entre gastos e ingresos fue favorable en 164.021 euros, mientras que en la administración local fusionada se fue por encima del millón de euros.

Suscríbete para seguir leyendo