Los detenidos por la plantación de marihuana en Losón son un lalinense y un riojano

La Guardia Civil intervino 703 plantas de cannabis y 200 kilos de cogollos desecados en un antiguo hotel de la capital dezana

Parte de las plantas de cannabis

Parte de las plantas de cannabis / OPC Pontevedra

La Guardia Civil de Lalín detuvo a dos personas e investiga a una empresa por un supuesto delito contra la salud pública, por cultivo y tráfico de estupefacientes, interviniendo más de 200 kilogramos de cogollos desecados listos para su distribución, así como 703 plantas de cannabis en proceso de secado, con una valoración de mercado de 500.000 euros.

Todo ello intervenido tras un registro practicado en un inmueble, antiguo hotel situado en la localidad de Lalín.

A su vez se localiza una segunda infraestructura en el interior de una nave destinada en su día para la cría de aves, en el municipio de Silleda, con todos los elementos indispensables para el cultivo de cannabis, incluidas cabinas portátiles de cultivo, extractores, deshumidificadores, control de temperatura y sistema de vigilancia.

En la investigación participaron agentes de los puestos de la guardia civil de Lalín y Vila de Cruces y la patrulla del Seprona de la compañía de Lalín.

El inicio de la investigación tiene origen en la comprobación de un cultivo de cannabis por parte de una empresa y se intercambia información con la Xunta de Galicia a través de la Consellería do Medio Rural y el Servicio de Explotaciones Agrarias encargados de la administración de documentación y permisos.

La operación dirigida por la juez decana del juzgado de primera instancia e instrucción de Lalín, determinó la existencia de dos empresas cuya “actividad legal” sería el cultivo de cáñamo industrial, como tapadera para la obtención y posterior distribución de las partes de planta consideradas estupefacientes, los cogollos ya secos, haciendo valer documentación fraudulenta acerca de la existencia de supuestas semillas certificadas por la Unión Europea.

Las plantas ya germinadas para la recolección de las flores del cannabis, escapaban a los controles comunitarios y de la Consellería del Medio Rural.

El modus operandi; consistente en el cultivo, secado, trasporte, procesado y distribución de cannabis y sus derivados; se llevaba a cabo desde las localidades de Silleda y Lalin, donde era distribuida a nivel nacional a través de envíos por paquetería.

El administrador de la empresa había convencido a los vecinos testigos de la actividad que el cultivo de las plantas era una actividad legal, que se llevaba a cabo con fines medicinales.

Con la explotación de la operación, se realiza un registro, interviniendo 703 plantas en proceso de secado y alrededor de 200 kilos de cogollos almacenados, material eléctrico de cultivo, envasadoras al vacío, descogolladora eléctrica, otro tipo de sustancias supuestamente estupefacientes importadas de países de la unión europea y países extracomunitarios, envases, deshumidificadores, ventiladores, extractores con cajas insonorizadas, carpas de cultivo, redes de secado de cogollos suspendidas para interior, sistema de riego, básculas de precisión, máquinas de termo sellado al vacío, máquina envasadora al vacío, tubos del sistema de ventilación, además de contar con placas fotovoltaicas para asistencia externa al consumo elevado de electricidad y un almacén de secado.

Con esta investigación se da por desmantelado un punto de venta a nivel nacional de sustancias estupefacientes.

Los detenidos, dos varones de 60 y 34 años, con antecedentes policiales y domicilio en La Rioja y Lalín, fueron puestos uno en libertad en sede policial y el otro a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Lalín, que determinó su libertad con cargos.

Las diligencias instruídas así como las plantas intervenidas y todo el material incautado fueron puestas a disposición judicial.