Las joyas del turismo estradense

El Pazo de Oca y la Rapa das Bestas son los grandes atractivos para los visitantes del municipio

Punto de información turística en A Casa das Letras.

Punto de información turística en A Casa das Letras. / anxo bentrón

Anxo Bentrón

Disfrutar del gran número de cascadas y espacios naturales, completar la Ruta del Románico o vivir las numerosas fiestas culturales y gastronómicas de la zona son algunos de los principales reclamos para los visitantes de A Estrada, especialmente durante los meses de verano. Pero hay dos atractivos turísticos que sobresalen sobre el resto por su importancia y su tirón: el Pazo de Oca, reconocido como el Versalles gallego, y la Rapa das Bestas de Sabucedo.

“Durante la primera quincena de julio todo el mundo preguntaba por la Rapa y la mayoría lo hace también por el Pazo de Oca”, indica uno de los técnicos de la oficina de turismo ubicada en A Casa das Letras, Martín Pérez Rodríguez. El punto informativo atiende a los visitantes de martes a viernes, de 10.30 a 14.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas; los sábados, de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas y los domingos de 10.00 a 13.00.

Tal es la importancia turística del Pazo de Oca que en el mismo hay habilitado un punto de información para los turistas. Aunque, eso sí, con alguna que otra variación en el horario respecto a la oficina situada en A Casa das Letras, y es que está abierta al público de martes a viernes, de 10.30 a 13.30 horas y de 16.30 a 19.30 horas, los sábados, de 10.00 a 13.30 horas y de 16.30 a 20.30 horas, y los domingos de 11.00 a 13.30.

La oficina situada en la biblioteca municipal reabrió este año a principios del mes de julio. Desde su apertura, en este tiempo pasaron por ella un total de 79 turistas llegados de distintos puntos de la geografía gallega y española. “De fuera de España aún no hubo ninguno prácticamente”, comenta el técnico acerca de unos turistas que “en su mayoría vienen de Madrid y A Coruña”. Aunque también llegan muchos visitantes desde zonas de costa gallega realizando el camino inverso al habitual en estos meses, buscando un turismo más de interior.

“Lo que más se suele ver son personas solteras de entre 35 y 40 años”, añade Martín Pérez. Aunque también es frecuente ver familias con hijos y parejas jóvenes, pero en menor medida.

Estos visitantes llegados a A Estrada durante estos meses estivales se alojan en hoteles, apartamentos o casas de turismo rural de la zona, o incluso en viviendas de familiares o amigos.

En cuanto a los principales reclamos para visitar el lugar el Pazo de Oca, con sus afamados jardines, y la Rapa das Bestas de Sabucedo se llevan la palma. “Cuando ven el Pazo de Oca suelen quedar encantados”, comenta Martín Pérez. Algo que ocurre de la misma manera con los que pueden disfrutar de la Rapa.

Además de estos dos atractivos turísticos de gran renombre, los turistas que llegan a A Estrada suelen quedar gratamente sorprendidos por el paisaje y la naturaleza del entorno. “Quedan alucinados con la naturaleza en general. Los ríos, las fervenzas, las rutas de senderismo, los paisajes... todo”, explica el técnico de la oficina de turismo. Los turistas aprovechan por tanto para visitar numerosos puntos del patrimonio estradense como son la Fervenza de Callobre, la Fervenza de Curantes, la playa fluvial de Liñares o el coto de O Xirimbao. Además de visitar otros espacios de otros concellos de la zona, como Forcarei o Silleda.

Pero no es todo visitar y disfrutar de los espacios naturales. Los visitantes suelen quedar muy sorprendidos con la gastronomía, e incluso también con la feria de A Estrada, donde pueden disfrutar del pulpo.

A pesar de recibir numerosos visitantes durante estos meses y ser parte del Camino de Santiago, no es muy frecuente ver muchos peregrinos en esta oficina como visitantes de A Estrada.

Suscríbete para seguir leyendo