¿El mejor recreo? Leer

La comunidad educativa del instituto Pintor Colmeiro celebra su Feira do Libro

Un joven se equilibra con libros en la Feira do Libro del instituto.

Un joven se equilibra con libros en la Feira do Libro del instituto. / salomé soutelo

Salomé Soutelo

Salomé Soutelo

Lo he escrito ya otras veces en este periódico, pero es que hay muy pocas cosas que produzcan un placer semejante al de oler un libro recién comprado o al de leer la última página de una buena novela con los ojos bañados en lágrimas. Y créanme, hay libros, muchos, que merecen ser leídos por segunda vez, porque la historia será la misma, pero nosotros, los lectores, no.

¿El mejor recreo? Leer

Uno de los talleres de la Feira do Libro del instituto Pintor Colmeiro. / salomé soutelo

No tendrá libros nuevos, pero sí volúmenes deseosos de ser devorados por nuevo lectores. La Feira do Libro del IES Pintor Colmeiro repite formato de años anteriores con un intercambio de libros, en el que profesores y estudiantes pueden recoger tantos ejemplares como hayan depositado. En la entrega figuran libros que su propietario desecha, bien porque lo tiene repetido o porque quiere desprenderse de él, pero dándole una segunda oportunidad. Desde la biblioteca, Norma Rodríguez relata que hay sobre todo ejemplares en gallego y castellano, pero también alguno que otro en inglés. En cuanto a los géneros, también abunda la variedad, con algunos títulos de ensayos.

La novedad de la Feira do Libro de este año es que se incorporan distintos talleres, organizados por departamentos del centro educativo. De esta forma, está en marcha un taller de marcapáginas con imanes, en los que los alumnos y alumnas aportan un motivo literario, al que se le aplica un imán plano para que quede fijado a la página en cuestión. Esta propuesta está bajo la coordinación del departamento de Inglés.

Hay también la oportunidad de disfrutar de todos los encantos de la encuadernación japonesa, con cosido incluido, y con la variante de elaborar pequeñas libretas. En cuanto al taller de caligrafía antigua, los y las participantes aprenderán a escribir con bambú. A esta lista se añaden las aulas (siempre durante los recreos) de tinta mágica, papiroflexia y un taller de relatos, que fue propuesto por el estudiantado. Ayer, además, para conmemorar el 25 de abril, Revolución de los Claveles, el departamento de Galego elaboró claveles de papel para adornar tanto el vestíbulo como los patios.