El coleccionista de clubes

El estradense Víctor Lomba acumula más de 9.000 pines de equipos de fútbol de todo el mundo que lleva recopilando desde los años ochenta

Lomba, ayer, mostrando uno de sus muchos cuadros de pines de equipos.   | // BERNABÉ/ANTÓN FONDEVILA

Lomba, ayer, mostrando uno de sus muchos cuadros de pines de equipos. | // BERNABÉ/ANTÓN FONDEVILA / Lois Docampo

Víctor Lomba ama el fútbol y ama el Club Deportivo Estradense, equipo en el que hizo historia como jugador y entrenador, y al que continúa apoyando desde la grada con la misma pasión. El siempre afable exprofesor tiene sin embargo otra pasión, en parte relacionada con el mundo del fútbol, aunque él apunta más a la afición que siempre tuvo por coleccionar. “Desde que era pequeño siempre recuerdo estar coleccionando cosas. Tenía por ejemplo una colección de caricaturas de futbolistas, que de aquella salían en las cajas de cerillas. Luego, en los años 60 y 70, ya andaba siempre coleccionando cromos”, explica el exentrenador del Estradense. Fue sin embargo con los años cuando descubrió su colección definitiva, la de pines de equipos de fútbol. En las últimas décadas, Lomba ha ido juntando insignias de clubes de todo el mundo, tantas que ha perdido la cuenta, aunque en un cálculo aproximado sitúa en torno a las 9.000 las que ha llegado a reunir.

“Recuerdo que el primer pin que tuve fue el del Noia. En aquella época yo jugaba en el equipo juvenil. A partir de ahí, empecé a pedir insignias por todos los campos a los que iba a jugar”. Ese trabajo a pie de campo le permitió ir aumentando su colección con equipos de toda Galicia. Fue sin embargo en los años ochenta cuando Víctor Lomba dio un paso adelante con el objetivo de reunir pines de clubes de todo el mundo. La forma de hacerlo fue enviando cartas. “No hay país en el mundo que no recibiese una carta mía pidiendo insignias. Especialmente las mandaba a las selecciones y clubes importantes. En aquella época los equipos solían responder, aunque ahora seguramente ya no lo harían”.

Un caso diferente es el de los países africanos o asiáticos, de los que muchas veces no recibía respuesta por parte de los equipos o selecciones. “Fui a la Xunta y a través de ellos me puse en contacto con muchos centros de gallegos por el mundo, que me ayudan a conseguir insignias de su zona. En otros países lo hacía enviando cartas a la embajada española. Tengo incluso cartas que me mandaban agradeciéndome mi interés”, recuerda. De sus insignias más extrañas, destaca las que recibió desde Mozambique o varias que le llegaron desde Indonesia. “Algunos incluso me mandaban pin, foto y banderín”, explica.

Lomba formaba además parte de asociaciones de coleccionistas de todo el mundo, con los que compartía insignias. En caso de que un equipo no tuviese, incluso creaban ellos mismos los pines y los compartían, dejando algunos de regalo para los clubes.

En los últimos años, Lomba ya solo recopila pines de equipos gallegos, especialmente de las categorías más bajas o ya desaparecidos. De entre todas las que tiene hay sin embargo una especial, la insignia de oro que en su día le entregó el Club Deportivo Estradense.

Exposición sobre el Estradense en el Recreo Cultural

Parte de la colección de pines de Víctor Lomba podrá verse desde el próximo viernes en el Recreo Cultural, formando parte de una exposición que lleva por título “Históricos C.D. Estradense, camiño aos cen anos”. Esta muestra será inagurada el próximo viernes a partir de las 20.30 horas en un acto con entrada libre para todos los interesados en el que se realizará una charla coloquio sobre anécdotas del equipo de A Estrada. El encargado de guiarlo será el historiador y exdirectivo de la entidad, Ricardo Terceiro, quien aporta una veintena de sus fotografías antiguas para conformar una exposición con la que recorrer los 98 años del Estradense. “La idea es reunirnos y hablar sobre el Estradense, pero no sobre resultados, sino para recordar anécdotas y destacar la influencia que tuvo en la sociedad de A Estrada durante todos estos años”, explicó Ricardo Terceiro, quien prepara un libro sobre la historia del equipo rojillo.

Suscríbete para seguir leyendo