filiberto Hernández Pablos nnficha personal | Presidente de la Asociación de los Caminos de la Vía de la Plata

“No tiene razón de ser que el peregrino no pueda pasar por el centro de Lalín”

“El Camino Francés es el que más congrega peregrinos, pero eso también nos trae gente a nosotros, porque no todo el mundo puede hacerse la Plata o el Camino de Levante”

Filiberto Hernández Pablos en una fotografía reciente junto a uno de sus caballos.

Filiberto Hernández Pablos en una fotografía reciente junto a uno de sus caballos. / Ángel graña

Ángel graña

La Asociación de los Caminos de la Vía de la Plata celebra el próximo martes 28 de febrero en el Pazo de Liñares de Lalín su asamblea general. Al día siguiente, el colectivo tiene previsto organizar unas jornadas denominadas “Tesoro gastronómico de la Vía de la Plata y sus caminos”. El presidente de la asociación es Filiberto Hernández Pablos.

–¿Cómo está de salud la Vía de la Plata después de la pandemia?

–De salud está bien mal (risas). Los caminos de largo recorrido son complejos porque la cantidad de gente que viene por ellos es pequeña en comparación con el francés –creo que somos el 2% del total– y como te digo es todos muy complicado. Nosotros llevamos una década luchando con el albergue y está más o menos. La gente que realmente pasa por aquí ni sube ni baja. Le calculo unas 4.500 o 5.000 personas durante todo el año.

–¿La Plata es el patito feo de la ruta jacobea a Compostela?

–Pues, sí, lo sigue siendo. De hecho, la asociación nace por eso mismo. Entendemos que la Vía de la Plata tiene que ser una cosa única y hemos intentado siempre que se unieran las cuatro comunidades para hacer como una mesa única. Llevamos desde el 2014 hablando nosotros desde este tema. Al final, en el 2019 se creó esa mesa, empezó a funcionar muy bien pero ahora mismo ya no lo hace. Cuando te encuentras con un problema es dificilísimo el poder solucionarlo porque no sabes nunca a donde te tienes que dirigir para ello.

–¿Por qué han elegido Lalín para su asamblea general anual?

–Tenemos por costumbre realizar la asamblea general cada vez en sitios distintos. El año pasado se hizo en Zafra y el año pasado en Zamora. Se eligió Lalín porque estaba Emiliano el de la Casa do Gato, una persona muy trabajadora que le pone todo el corazón a esto, y pensamos que no tiene razón de ser que el peregrino no pase por el casco urbano de Lalín porque no se trata sólo de andar. Se trata de disfrutar de todo lo que hay en el Camino y una de las cosas más importantes son las gentes y la gastronomía. Eso si no lo tienes por donde paras pues tampoco lo puedes disfrutar.

–¿Le parece masificado de peregrinos el actual Camino?

–Es que yo el asunto lo veo con cierta perspectiva que no tiene nada que ver con lo que vosotros tenéis ahí arriba, claro. Para que esto nos funcione a nosotros deberíamos de tener como mínimo el doble de peregrinos de los que tenemos. En cuanto a lo de la masificación pues quizás sea cierto. La realidad es que el Camino Francés es el que más congrega peregrinos pero eso nos trae gente a nosotros porque no todo el mundo puede hacerse la Plata o el de Levante. Yo tampoco demonizaría la presencia de caminantes. Otra cosa es que, como he escuchado, es que el año pasado los gallegos en Santiago estaban hasta las narices de que aquello fuera un lugar donde no se puede vivir. Habría que controlarlo un poco pero no lo veo negativo.

–¿Crece el número de socios en el colectivo a pesar de todo?

–Pues, sí. Poco a poco, pero vamos integrando a más amigos que comparten nuestros objetivos. En estos momentos agrupamos a casi un centenar de establecimientos privados entre albergues, hostales, hoteles y demás establecimientos de restauración. Los tenemos de todas las etapas, desde Sevilla a Fisterra y Muxía, por ejemplo. Nos une una gran ilusión y el hecho de que es algo muy necesario para todos.

–¿Le falta mucho a la Vía de la Plata para equipararse en promoción a otros tramos del Camino?

–Falta, falta... Lo primero que habría que hacer es, como te decía antes, unificar todo el trazado geográfico, pero también es muy necesario que se señalice correctamente. Además, y por eso nos vamos a Lalín la próxima semana seguros de que hemos acertado con la elección, debemos potenciar todo lo que tiene de bueno la Vía de la Plata, y eso incluye una variadísima gastronomía en todo su recorrido.

–¿Cómo está funcionando la guía de establecimientos?

–Pues, mira, es algo que agradece mucho toda la gente con la que nos encontramos porque la Plata es una caminata muy larga y poder contar con alguien al otro lado ante cualquier problema es seguro.

Suscríbete para seguir leyendo