Finca Mouriscade acogió ayer la presentación de los proyectos del I Programa de Crecemento Empresarial que, organizado por la Diputación, se llevó a cabo en el vivero de empresas de Lalín. Entre las sociedades participantes había seis lalinenses y una estradense. El acto sirvió además para entregar los tres reconocimientos. La mejor iniciativa con impacto en el rural (1.500 euros) fue para la estradense Maruxío Terra de Rebolos, un taller de galletas de María Rivas. Toupiña Cervexa Ecolóxica, de Carlos Brea y María Elena Díaz, fue distinguida como mejor iniciativa en crecimiento. Y Namaskar, de Cristina Barreiro; negocio de medicina diurética, farmacia tradicional y en técnicas de liberación emocional, por su aspecto colaborativo. Estas dos últimas reciben 1.000 euros cada una.