El salón de actos del IES Laxeiro de Lalín acogió ayer el acto de entrega de la cuarta edición del Concurso de Ciencia Luis Gustavo Rodríguez Taboada. Entre los premiados se encuentran dos estudiantes de la ESO del centro, Laura Regadío Sánchez y Anxo Varela Míguez, por su proyecto de funda de móvil sostenible realizada en corcho. Mynor Alexander Folgar y Jordan Carbajal, del IES Xulián Magariños de Negreira en Ciclos Formativos y Leyre Rodríguez y María Gómez, del Colegio Santa María de Ourense, completan el palmarés del certamen. El evento fue presentado por Juan José Rodríguez Siaba, jefe del departamento de Tecnología del instituto lalinense y la clausura corrió a cargo de Marina Pardal Varela.

La pareja formada por Laura Regadío y Anxo Varela se mostraban muy contentos, ayer, antes de que les fuera entregado su premio dentro de la categoría de 3º y 4º de la ESO. Ella explica la base del proyecto distinguido diciendo que “tomamos la inspiración de las CTR de economía circular centrándonos sobre todo en el rediseño. A partir de esa idea pensamos que normalmente tenemos muchas fundas del móvil que además de contaminar de manera importante acaban tiradas. Por eso optamos por diseñar una funda más sostenible a partir del corcho, que además de ser buena para el medio ambiente protege nuestros teléfonos”. Su compañero Anxo también reconoce que “había trabajos muy bien hechos y por eso era bastante difícil ganar”.

Futuro profesional

El dúo premiado ayer en el IES Laxeiro duda sobre a qué dedicarse cuando finalicen sus estudios pero ambos tienen claro que lo suyo es la ciencia. En este sentido, Laura Regadío asegura estar todavía “pensando en hacer algo relacionado con Ciencias de la Salud, sobre todo Medicina pero también me gusta Química. Mi estancia en el instituto y este concurso aumentaron mi interés por la investigación pero no sé aún a qué dedicarme. - Mientras tanto, Anxo Varela piensa que terminará haciendo Química.

Como siempre sucede a la hora de recibir un premio, lo dos jóvenes estudiantes del Laxeiro tenían ayer un recuerdo para dos pilares de su formación personal y académica. Laura Regadío lo resume diciendo que “me acordaré de la familia pero los dos nos acordamos mucho de Concha, nuestra profesora de Biología del año pasado que nos motivó mucho y animó a participar en el proyecto”.

Tal y como siempre recuerdan desde el centro de la capital dezana, este concurso científico nació con el deseo de su comunidad escolar de rendir un pequeño y sentido homenaje al malogrado Luis Gustavo Rodríguez Taboada, que sigue acompañándoles en las aulas y en los corredores del instituto.