Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manadas de jabalís, corzos o zorros se cuelan cada día en el recinto de la Agasp

Los animales aprovechan los numerosos agujeros que hay en el maltrecho cierre perimetral de los terrenos | Perros salvajes llegaron a morder a una trabajadora del 112 Galicia

A lo largo del vallado se suceden los agujeros por los que se cuelan los animales. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Los jabalís visitaron el pasado fin de semana el entorno del Estadio Municipal de A Estrada, ubicado en el recinto de la Academia Galega de Seguridade Pública de Galicia (Agasp). Su paso dejó varias zonas de césped levantadas. Sin embargo, este no es un caso aislado en la academia. Desde la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada (FTSP) de la Unión Sindical Obrera (UCO) denunciaron ayer la presencia constante de animales salvajes dentro de la Agasp, y no solo en la parte municipal de estos terrenos –en los que se encuentra el estadio de fútbol, la piscina climatizada y las futuras pistas de atletismo– sino también en la parte que pertenece a la Xunta de Galicia –en la que están la propia academia de policía y sus instalaciones paralelas, además de la Axega.

Desde el sindicato quisieron dejar claro tras este caso que se ha hecho público, otros muchos que no han trascendido, principalmente por tener como escenario la zona que está cerrada al público en general. Según explican, es muy habitual ver en el recinto en horario nocturno manadas de jabalís que pueden ir desde grupo de cinco hasta manadas de gran tamaño con hasta casi treinta ejemplares. Estos arrasan rápidamente los terrenos que encuentran a su paso, especialmente durante la época de caída de las castañas. Además, también se han visto en ocasiones corzos corriendo por el recinto o zorros.

Más peligrosa fue la entrada hace poco de un grupo de perros salvajes. Fueron cerca de diez ejemplares e incluso llegaron a morder a una trabajadora del 112 Galicia que se encontraba fuera del edificio en ese momento. Por este motivo, los vigilantes de seguridad que cada día se encargan del cuidado de estas instalaciones piden a todos los trabajadores a que no salgan a pasear al exterior por las noches.

Desde el sindicato explican que encargarse de los animales salvajes es algo que está fuera de sus competencias. Resaltan en este sentido que carecen de la formación necesaria para enfrentarse a ellos. Se trata además de animales que pueden resultar peligrosos, mientras que ellos ni siquiera están armados.

En el caso de los perros salvajes por ejemplo, procedieron a informarse de su presencia a Emerxencias A Estrada. Estos se encargaron de enviar al día siguiente a uno de sus efectivos responsable de este tipo de trabajos. Este logró atrapar a todos los perros utilizando jaulas que repartió por el recinto.

Estado del vallado

Según explican desde la federación de vigilantes de seguridad, estos problemas con los animales salvajes viene ya desde hace tiempo y se debe principalmente al mal estado del vallado que rodea los terrenos de la Agasp. Este recinto está rodeado además en su mayor parte por zonas de monte cerrado en las que habitan un gran número de animales. Estos aprovechan los numerosos agujeros que hay a lo largo del vallado para entrar. Lo hacen siempre de noche, encontrando de nuevo el camino para volver al monte antes de que salga el sol. Desde el sindicato explicaron que han realizado varios informes alertando de este problema pero sus recomendaciones de arreglar el vallado no han obtenido nunca respuesta por parte de las administraciones.

En el caso del pasado fin de semana remarcaron que se enteraron de la presencia de los jabalís en el entorno del campo de fútbol, ya que esta es constante, pero no pueden hacer más que presentar nuevos informes para que se arregle el vallado. Explicaron que los jabalís entraron por los agujeros, como hacen siempre, y no por las puertas, ya que estas siempre estuvieron cerradas a pesar de una avería en un térmico que arregló el electricista.

Compartir el artículo

stats