Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello está abocado a expropiar el suelo para el área deportiva prevista cerca del Arena

Los afectados consideran pírricas las ofertas por sus bienes y también discuten que sean precisos casi 47.000 metros cuadrados para el complejo | La Xunta somete a consultas el plan municipal hasta el 9 de noviembre

Reunión de afectados en el centro social de Donramiro.

El gran complejo de ocio y deporte previsto por el gobierno lalinense en las inmediaciones del multiusos se ha enquistado y la administración municipal está abocada a iniciar un proceso expropiatorio para hacerse con los 46.780 metros cuadrados proyectados para una ambiciosa actuación que comenzaría con la construcción de unas pistas de atletismo. Frustrado el acuerdo con los dueños de las 21 fincas afectadas, que tampoco son favorables a la vía de la ocupación forzosa de sus predios.

La mayor parte de los propietarios mantuvo anteayer una reunión en el centro social de la parroquia de Donramiro en la que se decidió poner el asunto en manos de un bufete de abogados. La más que posible judicalización del proceso podría demorar más si cabe el desbloqueo del proyecto. Los dueños de los bienes aseguran que, tras varias negociaciones con el Concello, el mutuo acuerdo se rompió al proponerle tasaciones iniciales de 2 euros/metro cuadrado, valoración que consideraron pírrica, y finalmente la oferta del gobierno ascendió hasta los cinco y siete euros por metro. ¿Por qué tampoco son favorables a la expropiación? Los afectados entienden que 4,7 hectáreas es una superficie desorbitada y ponen como ejemplo la dimensión de otras pistas de atletismo existentes en ciudades gallegas. Así las de Ourense abarcan 27.550 m2, Santiago (22.839), Pontevedra (25.797) o A Estrada (23.050).

Por otro lado, a expensas de lo que el tribunal del justiprecio pueda determinar cuánto valen sus fincas, recuerdan que el ámbito está clasificado en el planeamiento urbanístico como Suelo Rústico Común de Desarrollo (SR-D) que, en caso de que se materializase este Plan Especial de Infraestructuras y Dotaciones (PEID-Ampliación SG-EQ.4) sería aprovechado como dotacional para equipamientos. [cuestión esta recogida en la documentación, advirtiendo el redactor del plan que cumple con la legislación aplicable].

El mencionado plan especial se encuentra actualmente sometido al proceso de Evaluación Ambiental Estratégica por parte de la Consellería de Medio Ambiente. El período de consultas se abrió el pasado 26 de septiembre y permanece abierto hasta el 9 de noviembre para que las personas que lo deseen puedan aportar sugerencias. En el portal del departamento del gobierno autonómico también se puede descargar el documento de consultas y el borrador del PEID.

Vista aérea del ámbito, con el Arena a la izuierda de la imagen, casas de Donramiro (arriba) y el Paseo do Pontiñas (derecha).

Según la memoria del proyecto el Concello pretende construir en estos terrenos linderos con la Avenida Xosé Cuíña, anexos al Lalín Arena y que llegan hasta cerca de la Carballeira da Crespa de Donramiro, pistas de atletismo y de rugby. También se incluyen cuatro canchas cubiertas para la práctica del pádel [como complemento a las dos existentes en el multiusos], dos piscinas al aire libre con una zona de descanso, una pista deportiva también descubierta y dos canchas de fútbol 7, en este caso con unas dimensiones de 65 x 40 metros. La pista de atletismo contaría con unas dimensiones de 180x 105 metros.

Una de las dificultades técnicas del proyecto tiene que ver con la orografía del terreno, con bastante pendiente, que sería solventado con construcciones a distintos niveles, evitando así unos movimientos de tierras que no solo encarecerían el coste del proyecto sino que lo demorarían en el tiempo. En todo caso, según las previsiones del gobierno de José Crespo, la pista de atletismo es la infraestructura con la que arrancaría este complejo deportivo.

183.000 euros reservados que resultan escasos

La puesta en marcha de una infraestructura de estas dimensiones suele entrañar más dificultades de las esperadas. En mayo del año pasado el alcalde Crespo anunciaba un principio de acuerdo con los propietarios para la obtención de los terrenos que, a tenor de sus testimonios, no acabó cuajando y ahora los tiene enfrente y contrarios al proyecto. La consecución de los predios estaría en principio garantizada con su expropiación, pero evidentemente los tiempos administrativos suelen dilatarse más, y todo a expensas de la posible judicialización del proceso. El ejecutivo incluso había aprobado meses atrás una modificación de crédito por importe de 183.430 euros para hacer frente a la compra de los terrenos, cuantía que ahora se antoja bastante corta. Quizá en busca del mutuo acuerdo el gobierno llegó a ofrecer, según los dueños de los precios, a 7 euros el metro cuadrado; con lo que ya estaríamos hablando de una cuantía que duplica la anterior.

Compartir el artículo

stats