Las fiestas de As Dores de Lalín tuvieron un coste de 143.300 euros, cuantía que se desglosa entre el presupuesto que manejó la comisión y la parte asumida por el ayuntamiento. El Concello hizo frente a un total de 83.625 euros, pero la inyección real de dinero a la organización ascendió a 60.690, una vez que a las arcas municipales llegaron casi 23.000 procedentes de las tasas que abonaron las barracas de O Regueiriño. Si dejamos a un lado a la administración pública, la comisión presidida por Inés Reboredo destinó al capítulo de gastos 59.646 euros, mientras que la recaudación ascendió a 60.804 euros, quedando así un superávit de 1.128 euros.

La organización compareció ayer acompañada del alcalde lalinense, José Crespo, y del edil de Festas, José Cuñarro, para rendir cuentas a los ciudadanos, aspecto que fue puesto en valor por el regidor no solo por el ejercicio de absoluta transparencia mostrado sino por la celeridad con la que se cerró el balance.

Reboredo precisó que la comisión se encargó de contratar a todas las agrupaciones musicales, además de a la orquesta París de Noia, mientras que las demás fueron asumidas por el Concello. Después de agradecer la colaboración de ayuntamiento y vecinos, lamentó la escasa implicación de la hostelería y prueba de ello, dijo, el alquiler de las barras del Campo da Feira Vello para cuatro días tuvo más peso que el dinero aportado por todos los bares y restaurantes de la localidad. Sí valoró la generosidad de las empresas, “que no se bebefician de las fiestas” pues sus donativos doblaron ampliamente a los de la hostelería. “Es triste que no apoye más las fiestas”, dijo en alusión al retorno económico que dejan As Dores en este gremio en unos días “que no había donde cenar”. Indicó que se pensó en un programa “para todos los lalinenses” y pidió al sector hostelero que fuese más generoso con la comisión de 2023.

Supresión del petitorio

Crespo, tras agradecer el trabajo y la implicación de la comisión, anunció que el próximo año, si repite como alcalde, descartará el petitorio. “Costa máis a corda que a vaca”, ironizó en alusión a la labor siempre ingrata de recorrer parte de las viviendas para acabar con unos ingresos [incluidos los de la urna colocada por la comisión en la Casa de Álvaro” de solo 2.500 euros. Y por encima, como dijo la presidenta, hubo casos de personas que se hicieron pasar por miembros de la comisión y pidieron a vecinos de algunas calles. El primer edil dijo que estas fiestas habían sido unas de las mejores que recuerda, pero si la comisión no decidiese alquilar las barras del Campo da Feira “quedaría empeñada, así que después de lo que dijo Inés, ya no tengo nada más que decir”, concluyó molesto.

Seis orquestas reservadas para 2023

José Cuñarro avanzó que el Concello ya contactó con las seis orquestas de mayor caché [este año vinieron América S.L.; Panorama; París de Noia; Cinema y El Combo Dominicano, Top Líder, Finisterre, Panamá, Olympus] para que reserven fechas para el año que viene. El alcalde aplaudió esta medida porque a pesar de todavía faltan casi doce meses, la agenda de estas formaciones está muy apretada y conviene cerrar su contratación lo antes posible. No obstante, teniendo en cuenta de que en mayo habrá elecciones municipales, el grupo de gobierno resultante de las urnas podrá decidir si respeta este acuerdo o no. A juicio del primer edil es incontestable que estas orquestas gozan de una gran aceptación y sus espectáculos suelen estar abarrotados de público. También aprovechó para lanzar una pulla a los críticos con el programa o su importante coste económico y aseguró que los había invitado a todos a formar parte de la comisión de fiestas del próximo año. Al grupo de personas encabezado por Inés Reboredo felicitó por traer unas cuentas detalladas hasta el punto de identificar los gastos del catering del grupo Milladoiro o que lo que se pagó a la Banda de la Escuela Naval Militar de Marín se limitó a la comida y gastos de los sus miembros, pues acudió a Lalín con caché cero.

En aras de mantener la apuesta por los espectáculos de orquestas, Cuñarro avanzó que se contará con una agrupación para despedir el año el día 31 de diciembre y también está previsto otro para la víspera del Día de Reyes. Actualmente el departamento municipal de Festas está evaluando la ubicación de estos conciertos, que contarían con una carpa para el público en caso de que la meteorología fuese adversa. “Queremos que Lalín sea referente de marcha para la gente jóven”, apuntó el concejal.