Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de conservación de Quiroga propone un acceso peatonal desde el núcleo urbano

El estudio, que incluye el área de aparcamiento municipal, tiene un coste de 18.000 euros | El alcalde pidió una pasarela de enlace con el parking | La Xunta creará un registro informatizado de los árboles singulares

Acceso a Quiroga y área de estacionamiento, al otro lado de la N-525. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La Consellería de Medio Ambiente aprobó este lunes el Plan de Conservación de la Fraga de Quiroga, un documento que recoge al detalle las intervenciones que se llevarán a cabo periódicamente en este monumento natural. En la visita a Catasós el alcalde de Lalín, José Crespo, solicitó a la directora xeral de Patrimonio Natural, Belén do Campo, respaldo de la Xunta para la construcción de un paso elevado entre el bosque y una zona de aparcamiento de propiedad municipal situada al otro lado de la N-525.

Pues bien, curiosamente en el plan aprobado días atrás figura la realización de un estudio para evaluar “la viabilidad de una zona de estacionamiento de vehículos en las proximidades del bosque, que permita un acceso seguro, sencillo y accesible al espacio protegido”. Llama la atención que se ponga encima de la mesa esta propuesta, cuando el aparcamiento ya existe tras ser habilitado por la administración municipal. En esta misma línea estratégica, con un coste estimado de 18.000 euros, figura “la posibilidad de ejecutar una pista peatonal, preferentemente accesible para personas de movilidad reducida, desde el núcleo urbano de Lalín hasta el monumento natural”. Esta cuestión no fue desvelada en la visita a Quiroga. Ambos equipamientos estarían justificados, según Medio Ambiente, porque el acceso a Quiroga se produce desde la N-525, “donde no existen aceras ni zona de aparcamiento, lo que ocasiona que el acceso hasta la pista de entrada se tenga que hacer directamente caminando por la carretera, lo que supone un riesgo para los viandantes”, describe. Y, por último, considera relevante la creación de la senda peatonal pues la distancia ente Quiroga y el núcleo urbano fue calculada en 2,5 kilómetros.

Entre las numerosas actuaciones propuestas en este plan de conservación, pero también de difusión del monumento natural propiedad de la administración autonómica, se reservan 1.500 euros en trabajos bianuales encaminados a la conservación y protección de los muros tradicionales de piedra existentes. Su adecuación se llevaría a cabo con criterios “ecológicos” y de manera integrada en el paisaje. Asimismo, se estima fundamental la conservación de los troncos de árboles viejos, fragmentos de cortezas, ramas u hojas caídas pues contribuyen a crear fuentes de alimento “y refugio para especies de hongos, invertebrados, aves y pequeños mamíferos”. La administración recalca así la imposibilidad de quitar los troncos o ramas de árboles caídos por consecuencias meteorológicas o derivados del final de la vida de los mismos.

Por otro lado, otra de las líneas estratégicas consiste en la elaboración e informatización de un registro de árboles singulares, proyecto que aparece dotado con 8.000 euros y a materializar “a medio plazo”. Cada árbol contaría con una con una ficha técnica actualizada, pero además permitiría conocer mejor las necesidades de tratamiento de cada uno en caso de que así fuese preciso. Evidentemente estaríamos hablando de un inventario en el que entrarían robles y castaños, los árboles autóctonos más representativos de esta formación boscosa.

Especies invasoras

Otros 6.000 euros se destinan para la elaboración de un inventario completo y actualizado de las principales especies de flora, fauna y hongos, además de describir su estado de conservación. Para trabajos silvícolas se estima suficiente un gasto de 4.000 euros al año. El control y erradicación de especies invasoras también es tenido en cuenta en el informe, por la importancia de preservar Quiroga de la amenaza de especies no autóctonas que puedan amenazar la configuración del ecosistema.

Aprovechamiento de setas y castañas

Un apartado del plan de conservación se dedica al seguimiento y control de la actividad de aprovechamiento no comercial de setas y castañas. Se trata de una intervención permanente para la que se disponen 5.000 euros con carácter bianual. Más recursos, en concreto 16.000 euros anuales, serán empleados en un programa de restauración de las áreas que pudiesen perder vegetación original como consecuencia de otros usos o de eventos climáticos. Al margen de preservar la formación singular, está previsto un estudio acerca de las áreas afectadas por la deforestación o pérdida de cobertura arbórea y la selección de lugares prioritarios para acciones de restauración.

Voluntariado y actividades de sensibilización

El trabajo diseñado para el bosque de Catasós evalúa condicionantes como el número de visitantes que podría soportar, además de solo permitir el acceso al espacio natural a caminantes, ciclistas o perros en compañía de sus dueños, pero con las medidas de seguridad precisas. Esta circulación se limitaría a las sendas habilitadas al afecto. Pero además se apuesta por la realización de actividades de educación ambiental o de voluntariado. Ambas estarían encaminadas tanto a la divulgación de este monumento natural de 45.185 metros cuadrados como a su preservación. Las actuaciones del plan completo están dotadas con 250.000 euros.

Compartir el artículo

stats