Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fábrica de Nudesa condiciona la base aérea contraincendios forestales de Área 33

Aunque cumple los requisitos establecidos por Aena, la factoría limita las posibilidades de las aeronaves | El taller para el parque móvil de Medio Rural estará listo en 2023

La base aérea de Silleda, con la obra de la futura fábrica de piensos por detrás. Bernabé/Javier Lalín

La fábrica que Nudesa está levantado en Área 33 condiciona la actividad de la contigua base aérea del servicio contraincendios forestales. De hecho, la firma de piensos tuvo que cumplir una serie de requisitos establecidos por Aena para poder ejecutar su proyecto. Pero, aún así, limita las posibilidades de las aeronaves, sobre todo en las maniobras de despegue y aterrizaje.

“No es cómodo, porque dependiendo de donde venga el aire, tienes que salir hacia un lado o hacia el otro, y un edificio así te anula una de las opciones”, explican pilotos consultados por esta Redacción. “No es lo mismo tener 180º grados para poder maniobrar que tener la mitad”, apuntan. En este sentido, la base ya se vio limitada en su día por la creación del Parque Intercomarcal de Bomberos, aunque en mucha menor medida, dada su altura y características.

Hay que dejar claro que los helicópteros continúan operando con normalidad desde la base de Silleda y que podrán seguir haciéndolo una vez que la fábrica de piensos esté rematada, aunque con más limitaciones que antes. En todo caso, la base aérea de Área 33 tiene sus días contados, pues la Consellería de Medio Rural prevé la construcción de una nueva en el polígono Lalín 2000 para atender toda la zona centro de Galicia. El proyecto del complejo ya está avanzado.

No es la única dotación nueva que maneja este departamento autonómico para el municipio lalinense. Otra es el centro logístico de almacenamiento y distribución de material y taller mecánico para el parque móvil del Servicio de Prevención e Defensa contra os Incendios Forestais (SPDIF), que se ubicará en el polígono de Botos y estará listo en 2023. Así lo anunció ayer el director general de Defensa do Monte, Manuel Rodríguez, en una comisión del Parlamento. Cuenta con una inversión de 1,3 millones de euros y permitirá centralizar todo el material y los automóviles de este servicio, además de contar con un taller mecánico para vehículos y motobombas. La Xunta adquirió una de las naves de la extinta empresa Industrias González, que ahora acondicionará para destinarlas a esta doble función. En los propios terrenos estaba previsto reformar unos inmuebles con el objetivo de convertirlos en punto de encuentro de las brigadas forestales del Distrito Forestal XVI, cuyos servicios administrativos están en la antigua sede de Expodeza, en Lalín 2000.

Rodríguez también indicó que la consellería se encuentra en trámites con el Concello de Pontevedra para poder licitar la ampliación de la base de Campiño, proyecto que tiene previsto que comience el próximo año, con el fin de acoger allí las brigadas terrestres. Cuando estas actuaciones estén listas, Medio Rural dejará libres las instalaciones que están siendo ahora ocupadas por material del SPCIF en el espacio natural de interés local de Xunqueira de Alba.

Cuatro comunidades de montes reciben 118.000 euros para plantar 62.000 pinos, castaños y cerezos

Un total de 150 comunidades de montes vecinales, agrupaciones y particulares se beneficiarán de casi 4,5 millones de euros en ayudas para la plantación de coníferas y frondosas. En el listado publicado ayer en el Diario Oficial de Galicia (DOG) aparecen al menos cuatro entidades de Deza y Tabeirós-Montes, que suman 118.648 euros para la plantación de más de 62.000 árboles en una superficie de 61,33 hectáreas. A la comunidad de Monte Nogueira, en la parroquia lalinense de Doade, le tocan 58.316 euros para plantar 23.357 pinos en 22,71 hectáreas y 4.019 cataños en otras 6,43 ha. En el mismo municipio, los comuneros de Zobra perciben 14.682 euros, que invertirán en repoblar 7,87 hectáreas con unas 8.170 unidades también de Pinus pinaster. En torno a 12.640 introducirá en 11,35 ha la comunidad de San Marcos, en Pardesoa (Forcarei), que también plantará 845 cerezos en 0,74 ha, con una ayuda de 22.654 euros. Poco más (22.995) logran los comuneros de Vilar, en Figueiroa (Cerdedo), para 13.828 pinos en 12,23 ha.

Compartir el artículo

stats