BLACK FRIDAY 50% Dto + 1mes Gratis Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La “influencer” ucraniana de Lalín

Yeva Hrytsenko, refugiada desde marzo pasado en la parroquia de Cadrón, tiene miles de seguidores en la red social social fotográfica

Yeva Hrytsenko posa en una de las fotografías de su cuenta de Instagram. | // CEDIDA 

Su inconfundible acento eslavo la delató el pasado domingo mientras realizaba la ofrenda a la patrona de Lalín en el día grande de las fiestas delante de una iglesia parroquial abarrotada para la ocasión. La joven ucraniana Yeva Hrytsenko cumplió 19 años el pasado sábado después de llegar hace seis meses en compañía de su madre Anna de 38 años y su hermana pequeña Sofía, de 11, desde su tierra natal de Kremenchuk, huyendo de la invasión rusa que tiene en vilo al mundo desde el 25 de febrero.

Yeva tiene una cuenta propia en Instagram donde se muestra su destreza en labores estéticas. La joven ucraniana aclara que “no soy modelo, solamente era una reconocida artista de extensiones de pestañas en mi ciudad natal de Kremenchuk. En algún momento desarrollé mi página, pero paré cuando empezó la guerra y mi familia y yo tuvimos que salir de Ucrania”. La joven recuerda que “llegué a Lalín el 13 de marzo. La verdad es que tanto mi madre como mi hermana tuvimos que completar un camino muy largo desde Ucrania”. En este sentido, relata que “primero viajamos en tren desde mi ciudad natal hasta Polonia y después nos vinimos a España” para terminar su éxodo en el municipio de Lalín.

Aunque la cuenta que posee en Instagram (hrytsenko_lashes) lleva un tiempo inactiva, Yeva Hrytsenko no descarta retomarla en cuanto su situación personal mejore. “Por supuesto que me gustaría seguir con lo que me gusta porque realmente me encanta esta profesión, y lo he estado haciendo desde que tenía 15 años”. Entre los cerca de 6.000 seguidores que tiene todavía en Instagram, la joven especifica que proceden “de Rusia, Ucrania, España y, también, de Polonia”.

"Muchos hemos sobrevivido por la acogida de buenas personas"

En el ofrecimiento leído por la joven ucraniana a través de su móvil delante de la Dolorosa destacó un párrafo muy especial para Yeva donde decía que “sabes que muchos ucranianos hemos sobrevivido por la acogida de buenas personas como las que habitan este pueblo de Lalín. Aquí hemos sido recibidos, aquí vivimos desde que comenzó la guerra y de aquí nos sentimos. No forasteros en tierra extraña, sino lalinenses nacidos en Ucrania. Gracias a la gente de Lalín; gracias por su fe, sus cuidados y su afecto y caridad”. Al respecto, recuerda que “estuve muy nerviosa durante toda la ofrenda porque había palabras que vi por primera vez”. Sin embargo, y al igual que pensaron los presentes en el templo lalinense este domingo, la ucraniana considera que “de todos modos, todo salió muy bien”.

Como en casa

Lo cierto es que las palabras pronunciadas por Yeva en el templo lalinense reflejaron perfectamente el sentimiento de gratitud representado por ella y su familia en el nombre de todos los refugiados ucranianos en la capital dezana. La joven especialista en extensiones de pestañas se deshace en elogios para su tierra de acogida: “Me gusta que Lalín no sea muy grande y fácil de recorrer. Además, es un sitio seguro para mi y para mi familia”.

Yeva Hrytsenko tampoco se quiere olvidar de las personas que han decidido acogerla a ella y a sus familiares en el rural lalinense subrayando que “también me gustaría expresar mi agradecimiento y el de mi madre y hermana a Miguel, Silvia y a su familia. Gracias a ellos no nos encontramos solas tan lejos de nuestra patria y de hecho nos han hecho sentir como en casa desde el primer día en la vivienda que nos proporcionaron en la parroquia de Cadrón”.

Compartir el artículo

stats