El monasterio de Carboeiro, en Silleda, recibió durante el mes de agosto a un total de 3.369 personas, una cifra que sigue la línea de los meses con mayor afluencia pero que se redujo con respecto al año anterior, cuando se llegaron a registrar más de 4.000 personas. También en julio, la cifra de visitas bajó hasta las 1.575, manteniendo la tónica de otros monumentos de la zona interior durante este verano.

Tras casi finalizar este periodo, el monasterio comienza a aplicar desde esta semana el nuevo horario. De manera que, volverá a cerrar sus puertas los lunes, y estará abierto de martes a domingo de 11:00 a 14:30 horas; y por la tarde se adelanta la hora de cierre, estando la entrada disponible de 16:00 a 19:00 horas. Este horario se aplicará durante este mes y el siguiente, para pasar a partir de noviembre al horario de invierno.

La iglesia del templo románico, el claustro y la Ponte do Demo, junto con el hermoso entorno natural de Carboeiro, siguen cautivando a miles de visitantes cada año, procedentes tanto de Galicia como de diversas comunidades autónomas y países.