Un incendio originado a las 12.30 horas en San Cosme de Cusancas, en el concello ourensano de O Irixo, acabó extendiéndose a tierras de Dozón y Lalín, en concreto a montes de Sanguiñedo y Lebozán, respectivamente. Al cierre de esta edición había quemado ya 240 hectáreas, según el parte de la Consellería do Medio Rural. El viento que se desató a mediodía contribuyó a la propagación de las llamas, pero una leve tormenta a media tarde permitió que la lluvia las amainase en la zona dezana.

Los medios destinados a su extinción fueron 4 agentes; 17 brigadas; 10 motobombas; una pala; 8 aviones y 11 helicópteros. O Irixo pertenece al distrito XI, en el que además se detectaron otros fuegos en zonas de Boborás y O Carballiño. Se sospecha que algunos de estos focos pudieron originarse tras el paso de un tren. La Xunta solicitó la declaración de la situación 2 para este distrito, por la proximidad del fuego a diversos núcleos de población. En el caso de Dozón y Lalín, pertenecen al distrito XVI y por el momento no ha sido declarada esa situación. Sin embargo, varios vecinos de la aldea de Samprizón decidieron trasladarse a viviendas de familiares por precaución y para evitar problemas respiratorios a causa del humo.

Traslado de animales

Además de los medios desplazados por la Consellería do Medio Rural, a la zona se desplazó Guardia Civil, los bomberos con sede en Silleda, Protección Civil, GES y agentes de la Policía Local. Los concejales Pablo Areán, Raquel Lorenzo y José Cuñarro, así como el alcalde, José Crespo, también estuvieron presentes en el lugar para ofrecer su ayuda a los vecinos, quienes además colaboraron en las tareas de extinción transportando cisternas de agua. Cuñarro se puso a disposición de los vecinos por si fuese necesario trasladar animales, aunque ayer a última hora no había tenido que acometerse esta medida.

Crespo, con los citados concejales, se desplazó además a la aldea de Bustelo, también en Lebozán. Lo hicieron acompañados por el jefe de Protección Civil y Emergencias. Un cambio de aire complicó la situación y minutos antes de las once de la noche se decidió evacuar a los vecinos. Las fuerzas y cuerpos de seguridad iban a pasar casa por casa para comprobar que no quedaba nadie en la aldea. Se les ofreció alojamiento a todos.

Decíamos que el incendio se había originado en O Irixo. El incidente, junto al de Boborás y O Carballiño, obligó a detener la circulación ferroviaria hacia Santiago por la proximidad de las llamas a la infraestructura. Desde Sanguiñedo, el presidente de los comuneros, Juan Varela, hizo constar la necesidad de limpiar las plantaciones para evitar propagaciones de dimensiones como las de ayer, y recalcó que en las suyas gracias a los desbroces, los daños fueron mínimos.

Labores de extinción en el conato de incendio en Ponte, Silleda.

Conato en Ponte

Por otra parte, hubo un conato de incendio a última hora de la tarde en Ponte, en Silleda. Comenzó a las 20.04 horas y quedó controlado casi 40 minutos después. Las llamas afectaron a 0,5 hectáreas de arbolado. En los trabajos de extinción colaboraron un agente, una brigada y una motobomba.