Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La realidad de las comarcas: 1,2 trabajadores por pensionista

El promedio en la comunidad autónoma es de 1,5 activos por jubilado | En Rodeiro, Agolada y Forcarei existen más retirados que cotizantes | Los subsidios no contributivos representan el 6% de los casi 21.300 totales

Comida de los mayores de Agolada en el pabellón municipal. | // BERNABÉ/ANA AGRA

El envejecimiento poblacional genera unas consecuencias directas en la llamada sociedad del bienestar y cada vez son precisos más recursos para la atención de mayores y personas dependientes. Para llenar la caja del Estado es preciso, entre otras cuestiones, un buen comportamiento del mercado laboral y que los trabajadores contribuyan con sus impuestos al sostenimiento de las pensiones. En España se calcula que actualmente existen 2,2 afiliados a la Seguridad Social por cada jubilado, mientras que en Galicia la denominada tasa de dependencia cae hasta 1,5. Las comarcas muestran un dato menos favorable todavía y se sitúa en 1,2, pero además hay tres municipios (Rodeiro, Agolada y Forcarei) con más ciudadanos que viven de un subsidio que los que forman parte del mercado laboral

Para establecer la comparativa tomamos como referencia el último censo oficial de pensionistas –de 2021– y en el caso de las afiliaciones a la Seguridad Social el registro del último mes del pasado ejercicio. Así, en los nueve municipios de Deza y Tabeirós-Montes los censos del Instituto Galego de Estatística (IGE) indican que hay exactamente 20.038 vecinos que perciben un subsidio después de haber contribuido con su nómina al sostén del sistema público en el transcurso de su vida laboral, pero además figuran otros 1.258 beneficiarios de pensiones no contributivas. Y excluimos a los perceptores de rentas de integración social porque en casos estos ingresos, según la normativa, con compatibles con el desempeño de una actividad laboral.

Como indicamos con anterioridad la tasa de dependencia en las comarcas está en 1,2 cotizantes por cada pensionista o lo que es lo mismo, hay 25.595 afiliados a la Seguridad Social y 21.296 censados en alguno de sus ayuntamientos que cobra una pensión. Lalín y Silleda son lo que muestran una menor tasa de dependencia, con 1,3 cotizantes por cada inactivo. En la capital dezana constan 7.488 personas afiliadas a la Seguridad Social por 5.400 pensionistas, mientras que el desglose en la localidad trasdezana des de 3.575 y 2.587 respectivamente. A Estrada arroja una tasa de dependencia de 1,2 al contabilizar 7.660 afiliados y 5.989 inactivos.

En los demás casos estamos hablando ya de paridad o con censos de jubilados superiores a los vecinos que forman parte del mercado laboral. Vila de Cruces ejemplifica esta casuística pues en su cómputo de pensionistas constan 1.854 personas, frente a 1.865 vecinos inscritos en su padrón municipal que trabajan. Hay que subrayar que en los balances de cotizantes de Estatística se toma como referencia el lugar de residencia del trabajador, que podría estar desempeñando su empleo en otro concello distinto. En una situación semejante se encuentra Cerdedo-Cotobade, con 1.856 afiliados y 1.829 personas jubiladas y también Dozón, donde se contabilizan 418 cotizantes a la Seguridad Social y 398 inactivos.

Rodeiro es el que más se aproxima a la paridad al presentar una tasa de dependencia de 0,95 y en todo caso sus 974 jubilados rebasan a los 926 activos. En Forcarei son 1.066 los ciudadanos con un puesto de trabajo y los que viven de rentas procedentes de subsidios suman 1.295. Según los datos oficiales Agolada es el territorio de las comarcas con un mayor índice de dependencia al sumar 741 cotizantes y 970 jubilados.

Menos pensionistas

Los pensionistas representan un volumen de población superior al de A Estrada, la localidad más poblada de las comarcas, pero también hay que tener en cuenta que en cinco años el número descendió en términos absolutos en algo más de medio millar,. Solo Lalín y Silleda han incrementado entre el período comprendido de 2016 a 2021 sus pensionistas.

Los subsidios suben 170 euros al mes en diez años

Es difícil hacer frente al encarecimiento de la vida, y mucho más en el caso de las personas pensionistas: entre 2011 y 2021, sus subsidios aumentaron solo en 171 euros en Deza (el importe medio pasó de los 634 a los 805 euros) y 170 en Tabeirós-Montes (de 648 a 818 euros). Los datos de pensiones del año pasado difundidos por el IGE indican que los que esos importes medios de 805 y 828 euros quedan cómodamente rebasados por tres municipios. En Cerdedo-Cotobade, la pensión media es de nada menos que 914 euros, mientras que en el concello vecino de A Estrada se sitúa en los 838, y en Lalín está en los 833 euros. Silleda y Vila de Cruces rozan el importe medio dezano, ya que en Trasdeza sus pensionistas cobran, de media, 801 euros, mientras que en Cruces perciben 800. En los cuatro municipios pequeños, las pensiones más altas están en Agolada, con una media de 788 euros, seguidas por las de Dozón, con 746. Cierran la lista los 728 euros en Forcarei, y los 717 de Rodeiro. En 2011 se mantenía el podio de Cerdedo, A Estrada y Lalín como los municipios con las pensiones más altas. Desde entonces, han subido en estos y en los demás ayuntamientos: en diez años la media subió en 250 euros en Cerdedo-Cotobade (gracias a la fusión de concellos); en 182 euros en Lalín y en 181 en A Estrada. En Vila de Cruces, las pensiones ganaron 172 euros, y otros 168 en Silleda. En Agolada, en la última década aumentaron en 164 euros, mientras que en Dozón lo hicieron en 144 y en Rodeiro, en 121. Por último, el ascenso en Forcarei fue de 116 euros.

Compartir el artículo

stats