Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ríos se desangran

El caudal medio del Deza es cuatro veces menor al de hace un año y la mitad en el Ulla | Sus promedios de nivel de agua se sitúan en 1,3 y 2,6 metros | Las fuentes dan síntomas de agotamiento y algunas han secado

La flora cubre parte del cauce del Pontiñas. | // BERNABÉ/ANA AGRA

La sequía que se arrastra desde hace meses está afectando a las comarcas hasta el punto que algunos concellos han decretado medidas restrictivas en el consumo de agua. La ansiada lluvia, según las previsiones de Meteogalicia, no parece que haya a hacer acto de presencia hasta al menos mediados de mes. Lalín es quizá el municipio más afectado por dos cuestiones: las propias necesidades de agua de un municipio de más de 20.000 habitantes [aunque la red pública no llega evidentemente a todo su territorio] y porque sus dos bombeos están en el río Asneiro, castigado por numerosos vertidos y con un caudal que ya no da más de sí.

La fuente del Campo da Feira Vello vierte un hilo de agua. | // BERNABÉ/A.A.

Pero no solo este cauce fluvial parece estar desangrándose, pues la sequía afecta considerablemente a otros ríos de las comarcas. Así se deduce de las mediciones que realiza diariamente la administración autonómica en parte de los cursos de la geografía gallega. El Deza es el río más importante de la comarca homónima y según la estadística de aforo registrada en el día de ayer su caudal medio es cuatro veces menor al que tenía hace justo un año. De 5,2 metros cúbicos por segundo entonces pasó a 1,3 y su aportación media –también se mide en metros cúbicos– era ayer igual a cero. Este caudal medio contrasta por ejemplo con los 13,7 m3/ segundo de mediados del pasado mes de abril o incluso los 3,5 del primer día de julio. Con menos caudal el nivel medio del río Deza también es más escaso y se sitúa a hora en 1,3 metros, que son 30 centímetros menos que hace un año.

Nivel del Asneiro en la captación de Pozo do Negro, en Lalín. | // BERNABÉ

Más caudaloso que el Deza es el Ulla, que nace en montes de la localidad lucense de Antas de Ulla y desemboca en la Ría de Arousa. Una de las estaciones de medición de estos parámetros se encuentra en el concello coruñés de Teo, limítrofe con A Estrada. Su caudal medio se situaba ayer en 15, metros cúbicos por segundo, casi la mitad del registrado hace exactamente doce meses. Y el nivel del agua pasó de un promedio de 2,8 a 2,6 metros.

Augas de Galicia dispone de un mecanismo de medición en el río Arnego a su paso por Agolada, que muestra un caudal medio de 0,5 m3/s, cuando hace un año era de 1,6. El nivel medio del agua, que el 4 de agosto de 2021 rebasaba ligeramente el metro, ahora es de 90 centímetros. Su aportación media en hectómetros cúbicos de agua es igual a cero.

Por otro lado, regatos como el Pontiñas de Lalín apenas aguantan el denominado caudal ecológico y en algunos ríos y regatos de las comarcas ya se registró mortandad de peces y otras especies al quedar atrapados en zonas sin agua. Algunas fuentes de la localidad muestran síntomas de agotamiento y otras incluso han secado en las últimas semanas.

Cabe recordar que anteayer el gobierno lalinense advirtió a los ciudadanos que en caso de no bajar el consumo de agua se comenzaría a revisar los contadores para comprobar consumos abusivos, sin descartar otras medidas como el corte de suministro en horario nocturno.

Compartir el artículo

stats