Galicia está viviendo un verano marcado por las altas temperaturas, una situación que, en municipios de interior como A Estrada, obliga a los vecinos a buscar alternativas para combatir el calor. Sin duda, entre las diferentes ofertas, la más cercana al casco urbano es la de las piscinas municipales. Estas abrieron sus puertas a mediados de junio, con una quincena que terminó con pocos usuarios (25). Nadie se podía imaginar con ese tímido inicio de la temporada lo que estaba por venir.

El buen tiempo vivido en julio ha dejado unas cifras de récord en cuanto a usuarios. En total fueron 4.171 las personas que pasaron por las piscinas ubicadas en la zona deportiva a lo largo del mes que acaba de finalizar. Estos datos superan con creces los del año pasado, en el que el mal tiempo se dejó notar con 2.275 usuario a final de mes. Sin embargo, también está por encima de años anteriores.

Uno de los datos más llamativos de los recogidos a lo largo de las últimas semanas se vivió el día 12 de julio, cuando se registró la mejor entrada en esta instalación municipal desde que se recogen estos datos. Solo ese día entraron en la piscina 510 personas. Esta gran afluencia se dejó notar especialmente en el vaso mediano, el orientado a los niños, totalmente lleno. Este día se enmarcaba en plena ola de calor, con varias jornadas consecutivos con cifras muy altas. Así, el día 13 hubo 333 personas y el día 14 se registraron 270. En la mayor parte de los días del mes se superaron las 100 entradas. El día más bajo fue el 28 de junio, con solo cuatro usuarios. El mes de agosto arrancó con la misma tendencia, con 250 usuarios el primer día.

Por otra parte, el departamento de Deportes llevó a cabo la semana pasada la primera de las obras de mantenimiento programadas en el pabellón Coto Ferreiro con la reposición de los accesos al recinto y en las entradas de los almacenes. En las próximas semanas está previsto que arranque la reposición de toda la carpintería metálica.