Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación llega a las ferias

El aumento de los costes de mercancías y de la gasolina ha obligado a los vendedores ambulantes a encarecer los precios como medida para poder subsistir | Ropa, calzado y alimentación son los principales afectados

Ambiente que presentaba ayer el primero de los dos mercados quincenales de Lalín. Bernabé

Los mercados ambulantes son uno de los sectores más golpeados en lo que a rentabilidad se refiere, puesto que, en la feria que tuvo lugar ayer en Lalín, se pudo comprobar como vendedores de ropa y calzado se han visto obligados a encarecer los precios de sus productos. Esto se debe a que a ellos les han aumentado el coste del género. A pesar del aumento del precio, hay que remarcar que el porcentaje de subida no se corresponde con el que se les impone a los vendedores, es menor, puesto que si se aumentaran en la misma proporción, los feriantes creen que la gente dejaría de comprar.

Esto denota una falta de rentabilidad para el feriante ya que el beneficio que obtiene es mucho menor. Vendedores ambulantes como Serafín Pazos incluso se han visto obligados a abandonar ferias que supongan un gran desplazamiento porque esto conlleva un gasto de combustible que no se pueden permitir actualmente. Pero, a pesar de estos inconvenientes, varios comerciantes afirman que la gente sigue siendo fiel a sus puestos y que incluso eligen esta opción por encima de las tiendas convencionales.

“He tenido que subir los precios porque también me los han subido a mí”

Serafín Pazos - Vendedor de calcetines

decoration

Muchos de los curiosos que se acercaron a los distintos puestos también confirmaron que han notado un incremento en el coste de los artículos pero que es algo dentro de lo normal, ya que está sucediendo con todos los productos en cualquier superficie. Además, alegan que la subida no ha sido extremadamente alta, por lo que siguen contemplando la feria como una opción para renovar sus armario. 

“La planta no puede subir de precio porque al no ser una cosa necesaria la gente la rechaza”

José Antonio Figueras - Vendedor de plantas

decoration

Al igual que ocurre con la ropa, los comerciantes de plantas también confirman que el coste de sus mercancías se ha visto incrementado un 30% con respecto al año anterior. El problema para ellos es que si encarecen sus precios, al no ser un bien necesario, la gente deja de adquirirlo. Por eso la determinación que se ha tomado en este caso es mantener el coste, a pesar de que esto supone una gran pérdida. Incluso en lo referente al volumen de ventas, los feriantes confirman que las compras han descendido también en un 30%. En este sector todavía no han decidido dejar de ir a alguna feria, pero sí que prevén que el próximo año se produzca una reducción en la cantidad de mercancía que pongan a la venta. Una medida dura pero que los vendedores ambulantes ven como única salida para poder continuar manteniendo sus puestos en pie.

“La ración de pulpo ha pasado de los 9 euros hace solo un mes hasta los 10 euros”

Alberto Fernández - Pulpeiro de O Carballiño

decoration

También se ha visto afectado por la inflación el pulpo, plato muy tradicional en esta jornada. El pulpeiro Alberto Fernández también ha tenido que subir el precio de las raciones ligeramente, pasan de los 9 euros de hace un mes a 10 euros a día de hoy.

La feria de A Estrada suma una veintena de comerciantes

El concejal de Mercados de A Estrada, Gonzalo Louzao, anunció la incorporación de una veintena de nuevos puestos a la feria estradense, por lo que “la villa volverá a contar con un mercado de gran formato con sus 100 espacios prácticamente cubiertos”. Desde el pasado 6 de julio, fecha en la que tuvo lugar el cambio de ubicación de la feria, permanecían activos 63 puestos después de comunicar once propuestas de baja a aquellos feriantes que presentaban deudas con el Concello o problemas de documentación. Se acudió entonces a la lista de espera, con 30 comerciantes, de los cuales 20 cumplieron con los requisitos. Entre los nuevos puestos que se suman a los ya existentes destacan ocho de textil, tres de calzado, uno de alimentación y otro de libros. En la mañana de ayer, el concejal acompañó a los feriantes para supervisar su colocación en los 26 espacios disponibles con los que contaba la feria antes de estas incorporaciones.

Compartir el artículo

stats