Socialistas y nacionalistas de Lalín consideran “intolerables” e “inadmisibles” las afirmaciones del conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, que anteayer cerró en A Estrada la posibilidad de que la base de ambulancias de la capital dezana cuente con un nuevo vehículo como reclaman todos los grupos de la corporación municipal.

“Basta ya de guardar silencio cómplice con la Xunta y de mirar para otro lado mientras las políticas sanitarias del PP ponen en peligro a vida de nuestros vecinos”, espeta la secretaria xeral del PSOE, Alba Forno, al alcalde, José Crespo. Para la también concejal es un escándalo que el mandatario se mantenga en silencio “ante una consellería que pisotea Lalín, anteponiendo los intereses del PP a los de sus ciudadanos”, añade. Forno le reclama a Crespo que explique públicamente si está de acuerdo con García Comesaña y comparte que las emergencias están bien cubiertas en Lalín y en el entorno con un único recurso de transporte sanitario urgente. “El alcalde, con su pasividad ante la Xunta, está siendo un colaborador necesario para que las urgencias en Lalín y, por lo tanto, la salud de nuestra ciudadanía, no esté atendida con garantías”, prosigue. Asimismo, le recuerda que su primera promesa electoral en materia sanitaria fue la de traer una ambulancia medicalizada. “Crespo se ríe de la gente y no le importa engañar a quién sea por un puñado de votos, pero los lalinenses están tomando nota de este incumplimiento y se lo harán pagar cuándo sea necesario”, señala.

Finalmente, considera “intolerable” que el titular de Sanidade hable de “problemas en momentos concretos” cuando prácticamente a diario se producen en Lalín esperas de 50 minutos por la ambulancia. Así, le reclama que se acerque al municipio y compruebe en persona se es cierto que “siempre hay recursos disponibles” tal y como afirma. “Para nosotros esto es un insulto a todos los pacientes y familias que sufrieron esperas de casi una hora o incluso de más tiempo para ser atendidos, en ocasiones con consecuencias fatales y por eso no vamos a permitir que la Xunta le tome el pelo a los lalinenses en una cuestión tan seria”, señala.

Mientras, el portavoz municipal del BNG, Francisco Vilariño, lamenta el desaire de Comesaña y califica de “sinvergüenza” al gobierno autonómico del que forma parte, al tiempo que confía a la presión social la posible rectificación de la consellería y que acabe dotando al municipio de otra ambulancia. En este sentido el edil precisa que la manifestación en defensa de la sanidad pública será finalmente el 15 de septiembre a las 20.30 horas con salida de la Praza da Igrexa.

El líder del BNG anima al alcalde “a dar un golpe en la mesa” y reivindicar ante sus compañeros de partidos las necesidades en materia de transporte sanitario que, señala, se constatan cuando por primera vez el Sergas ya está admitiendo desde hace tiempo demoras de 50 minutos en la llegada de una ambulancia a donde fue requerida, aunque bajo su criterio hay esperas en la comarca dezana que rebasan la hora y media. “El PP tiene que dejar de ser hipócrita, porque además Crespo llevó una ambulancia medicalizada en su programa electoral”, recuerda, pero solo la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, se comprometió a ello en la última campaña de las autonómicas. “Crespo dice que estoy obsesionado con la sanidad y es verdad, porque creo que no hay nada más importante”, aduce, y pide al alcalde que eluda ejercicios de hipocresía votando a favor de las iniciativas en pleno mientras el PP en Parlamento de Galicia niega a Lalín más recursos asistenciales.