Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esplendor en la hierba... segada

Las granjas desatan su creatividad a la hora de colocar las pacas y rollos de forraje

Una paca de hierba en una granja de Gresande, con la frase "Non te cases". C.S.V.

El titular de este reportaje podría parecer un juego de palabras bastante fácil. Y lo es. Pero tiene también un motivo. La frase “esplendor en la hierba” , que daría título a la famosa película que protagoniza Warren Beatty, procede de un poema que escribió bastante antes, en 1807, William Wordsworth y que se llama Oda a la inmortalidad.

Un tractor diseñado a base de rollos de hierba, junto a la rotonda de Silleda.

Un tractor diseñado a base de rollos de hierba, junto a la rotonda de Silleda. C.S.V.

En él, el poeta inglés menciona cómo a lo largo de nuestra vida nos acunan los recuerdos de la infancia y la juventud, recuerdos de cosas tan simples como el esplendor de la hierba o la gloria de las flores, “porque la belleza subsiste en el recuerdo”, explica Wordsworth. Belleza es lo que queda en la retina de quien viaje estos días por el rural dezano y contemple la perfección de los campos recién segados, los mares verdes de las plantaciones de maíz (cada vez menos verdes, gracias a la sequía) y el esfuerzo de quien se acopia de forraje para sus reses. Quién sabe si los niños que viajan en la parte de atrás de esos vehículos recordarán en su vida adulta, con una sonrisa, estas estampas. Pero aquí además el arte y la creatividad tienen un plus: Un año más, en una de las rotondas de Silleda el tráfico pesado contempla un tractor hecho a base de rollos y pacas de hierba. En Gresande, ya en Lalín, alguna que otra paca de una granja lanza un mensaje claro a una vecina de dentro de poco cambiará de estado civil. “Non te cases”, reza una de las alpacas de forraje. Es una alternativa a los tradicionales cartelones que, con un mensaje similar, suelen colgar de pasarelas sobre la N-525.

Un rollo de forraje, con el plástico tuneado. C.S.V.

Para quien esté ya protegiendo sus rollos de hierba de las inclemencias del tiempo, siempre pueden tirar de rotulador y buen pulso para dibujarle una cara en uno de sus costados. Y es que, como decía Wordsworth, “hasta la flor más humilde puede inspirarme ideas”.

Compartir el artículo

stats