Las seis rutas de senderismo que el Concello de A Estrada habilitó el pasado verano en las inmediaciones del casco urbano sufrieron en estos últimos meses un gran deterioro y muchos tramos se cerraron por el avance de la vegetación. El hecho de no cuidar esas zonas echa por tierra un proyecto del agrado de la gente y que supone un atractivo más para el municipio. Ante esto, los usuarios que se adentraban en los recorridos ya presentaron quejas por el mal estado de las rutas, cuya habilitación fue costeada con dinero del Plan de Concellos 2020.

Una vez que el Concello ya es consciente de la situación, el Departamento de Deportes será el encargado de sufragar los distintos problemas existentes. Eso sí, por lo menos en la parte de la vegetación y maleza que es necesario desbrozar, habrá que esperar a que exista disponibilidad por parte de los operarios del Concello, que se encuentran ocupados con las zonas del rural y los campos de las fiestas. Por lo demás, no hay nada cerrado en cuanto a la forma de actuación ni a la destinación de recursos para, entre otras cosas, habilitar pasos por zonas de agua o reponer la mayor parte de la señalización que fue dañada en el último año. Parece que la solución no será rápida y en lo que queda de verano, época ideal para realizar estas rutas en plena naturaleza, no se podrá disfrutar en plenitud de condiciones.