Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lalín homenajea a Laxeiro con un desfile de sus Cabezudos por el Día de Galicia

El Concello conmemora el 26 aniversario del fallecimiento del artista | Las creaciones de Luchi Iglesias recorrerán las calles principales de la localidad este domingo día 24

Los Cabezudos de Laxeiro desfilando por las calles de Lalín.

El Ayuntamiento de Lalín celebra el Día de Galicia con un desfile de los Cabezudos de Laxeiro, el próximo domingo 24 de julio a partir de las 19:00 horas. El acontecimiento, que contarán con el acompañamiento musical de Carballo da Manteiga, busca también rendir homenaje al pintor lalinense con motivo de su 26º aniversario. El desfile se iniciará en el Museo Municipal Ramón Aller para después recorrer las calles más céntricas de la localidad.

Cabe destacar que los Cabezudos de Laxeiro son piezas exclusivas realizadas por encargo del ayuntamiento de Lalín, por lo tanto son de su propiedad. Están diseñadas por Luchi Iglesias, que se inspiró en el cuadro del pintor lalinense A familia da Romea. Estas creaciones se estrenaron el año pasado con motivo del 25 aniversario de la muerte del artista. Ese día y también por el carnaval de este año realizaron un desfile, pero el resto del tiempo están resguardados en el Museo Galego da Marioneta e do Xoguete, que está ubicado en el Pazo de Liñares. También es importante apuntar que estas figuras conforman una de las imágenes del calendario institucional de este año del ayuntamiento de la capital dezana. Esta vez volverán a salir a la calle este domingo, en lo que pretende ser un homenaje al artista universal con motivo de su cabo de año.

Los Cabezudos de Laxeiro son piezas que buscan dar vida a figuras icónicas y ligadas a la cultura popular. Para su confección, el artista Luchi Iglesias comenzó a hacer bocetos y dibujos sobre cada uno de los personajes, teniendo muy en cuenta la personalidad y escala de cada uno para crear un conjunto que recoja la esencia del cuadro en el que están inspirados estos personajes. Después el creador moldeó la miniatura de los cabezudos partiendo de esas figuras e hizo una reproducción en barro a escala real. Una de las mayores dificultades durante el proceso fue interpretar la esencia de los personajes que se ven en el lienzo y pasarla al volumen.

Una vez ya estaban todas las figuras moldeadas en barro a escala, el artista realizó un molde de escayola, colocando capas de cartón y cola hasta alcanzar la dureza necesaria. Una vez seco Iglesias lo retiró del molde para terminar la superficie que quedó lista para policromar. En la vestimenta se inspiró en los retratos de la época, sobre todo, en los cuadros de Goya, Rubens o Velázquez.

Compartir el artículo

stats