Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menos paro que antes de la crisis de 2008

El primer semestre se despide con 2.579 desempleados, 83 menos que hace catorce años | En junio de 2015 había cerca del doble de personas sin trabajo | Se constata una importante dependencia del sector servicios

Alumnos de un taller de empleo realizan desbroces en el Paseo do Pontiñas de Lalín. BERNABE/JAVIER LALIN

Los datos del empleo en las comarcas continúan siendo muy positivos e incluso mejoran los registros anteriores a la crisis financiera de 2008. Con la pandemia sanitaria todavía presente, la crisis de suministro de materiales o el conflicto bélico en Ucrania lo cierto es que los números así lo indican y Deza y Tabeirós-Montes acaban de despedir la primera mitad del año con exactamente 2.579 vecinos sin empleo, frente a los 2.662 que había hace catorce años, cuando la contracción de la economía provocó la convulsión de los principales sectores productivos, algo que no se descarta pueda repetirse a medio plazo. Pero de momento es obvio que no es así.

Si echamos la vista atrás y observamos cómo estaba el mercado laboral cuando la crisis de 2008 comenzaba a hacer mella en la economía podemos concluir la excesiva dependencia del sector servicios pues entre las profesiones incluidas en este segmento sí tenemos ahora más paro que entonces. Junio se cerró con 1.630 demandantes, mientras que catorce años atrás había exactamente 1.208. También hay más necesidad de buscar trabajo en el agro, entonces con solo 71 parados, frente a los 135 que se contabilizan ahora en los municipios de las comarcas. En los demás segmentos generadores de puestos de trabajo la situación es ahora mucho más favorable, también entre los incluidos dentro del grupo de sin empleo anterior, con 267 casos por 489 en la crisis financiera. En la industria se contabilizan 362 trabajadores que están todavía a la espera de una oportunidad laboral y entonces los datos ofrecidos por el servicio autonómico de empleo concretaban la existencia de 486 demandantes. Y en la construcción, antes había casi el doble de desocupados que en la actualidad pasando de 408 a 185.

Para comprender esta evolución habría que disponer de datos certeros del volumen de ciudadanos en edad de trabajar, pues no conviene perder de vista que el envejecimiento poblacional y el saldo vegetativo negativo sí pueden condicionar el grueso de personas potencialmente activas, además de la diferencia entre los perceptores de subsidios o jubilaciones de un período y otro.

Evolución

Al término del primer semestre de 2008 en Lalín había 779 parados y ahora son 137 más, mientras que A Estrada recortó 166 sobre 1.046 de entonces. Los 305 de Silleda suponen ocho más, mientras que curiosamente Vila de Cruces calca los resultados de ambos períodos, con 176 vecinos sin empleo. En Rodeiro hay 37 menos de los 75 de esa época y en Agolada, con 66, son uno más. Dozón pasa de 33 a un total de 22 personas desocupadas ahora y Forcarei, donde había anotadas en las listas del Inem 123 ciudadanos, transcurridos catorce años el censo se redujo a 107. Menos diferencia existe en el caso de Cerdedo, que rebajó de 68 a 61 su registro de demandantes.

En lo que respecta a una comparativa anual, en junio de 2021 había 366 parados más en y todos los concellos, a excepción de Cerdedo, con idénticos resultados, fueron capaces de aminorar el número de parados. Conviene recordar que la Consellería de Emprego continúa facilitando por separado los registros de Cerdedo y de Cotobade.

Sectores

Pero además es relevante que el desempleo cae en todos los principales sectores productivos, cuestión que no siempre acontece. En el agro en la actualidad constan una veintena menos de parados, 57 en la industria, 49 en la construcción y hasta 226 menos en los servicios. Los sin empleo anterior también bajan en 14 casos.

Recorte de 91 demandantes en el último mes

La evolución mensual del paro nos deja un recorte de 91 demandantes, con Lalín y A Estrada como los dos territorios que más han contribuido a la creación de empleo. En la cabecera comarcal dezana el desempleo cayó en junio con respecto a cuatro semanas antes en 43 personas y 39 en el caso de la capital de Tabeirós. Agolada y Forcarei son los otros municipios que muestran mejores resultados, que no varían en Silleda y en Cerdedo, mientras que Vila de Cruces, Rodeiro y Dozón han sido incapaces de rebajar su volumen de parados e incluso las cifras aumentan levemente.

El desempleo femenino se mantiene como un techo incapaz de romper y sirva como ejemplo que entre los 2.487 vecinos sin trabajo que rebasan los 25 años de edad casi 600 son féminas. Otro dato significativo es que los servicios aglutinan el 63% del total de ciudadanos sin inserción en el mercado laboral. Por sectores, los incluidos en el segmento sin empleo anterior se incrementan en ocho casos y es llamativo que en Lalín haya 143 personas en esta situación, más si lo comparamos con lo que acontece en A Estrada, donde son la mitad. En un mes el número de desocupados en el agro se redujo en una docena de trabajadores, en la industria fueron 21 y 11 en la construcción. Los servicios han contribuido a la caída del censo de demandantes en exactamente 55 casos en el último mes.

Compartir el artículo

stats