Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adquieren las históricas Colonias de A Estrada y estudian convertirlas en un hotel

Construidas en torno a 1918 por el exalcalde de Vigo Fernando Conde, acogían en verano a niños de familias desfavorecidas | Pertenecían a una casa de caridad de la ciudad olívica

En los primeros trabajos se ha derribado el viejo cierre para crear un nuevo acceso. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El edificio de las Colonias es uno de más significativos del pueblo de A Estrada. Esta construcción de comienzos del siglo pasado fue durante décadas un lugar de reposo y esparcimiento veraniego para niños de familias sin recursos hasta que finalmente cayó en desuso y fue abandonado. Más de un siglo después de su construcción, las Colonias languidecen en la entrada este de A Estrada, dejando cada vez más en el olvido la función solidaria para la que fue creada. Ese abandono sin embargo ha llegado finalmente a su fin, ya que las instalaciones han sido adquiridas por un grupo de inversores que ya estudian las grandes opciones que ofrece este amplio espacio ubicado a un paso de la villa.

Por el momento el proyecto a desarrollar sigue analizándose, aunque la principal opción sobre la mesa sería la de aprovechar el gran edificio de las Colonias y sus características para crear un hotel, algo que en A Estrada se viene demandando desde hace tiempo ante la escasa oferta de plazas de alojamiento en la villa. Otra opción, compatible con la anterior, sería la de crear un restaurante.

Por el momento, y mientras la utilidad futura de las Colonias se decide, los nuevos propietarios han puesto en marcha las primeras medidas, orientadas a frenar el deterioro de sus instalaciones. Así, ya cuentan con los permisos necesarios para iniciar una reforma de su tejado, actualmente en muy mal estado y con numerosos puntos de entrada de agua. Además, se está arreglando ya el cierre y la entrada y se mejorará todo el entorno del mirador para su mejor conservación y puesta en valor. La intención es iniciar todos estos trabajos en breve.

Cabe recordar que las Colonias comenzaron a construirse en torno a 1918. Era una época en la que A Estrada ganó fama por la calidad de sus aires, algo que buscaban quienes peregrinaban hasta estas tierras para que su salud se beneficiase de las condiciones climatológicas propias de un municipio de media montaña. Este reclamo propició un florecer constructivo en la villa, así como la aparición de sanatorios e instalaciones pensadas para que gentes de fuera pudiesen “tomar los aires” estradenses.

Fue esta fama la que animó a situar en A Estrada una residencia destinada al albergue de colonias escolares promovida por el filántropo vigués Fernando Conde Domínguez, un empresario del sector naval que fue alcalde de Vigo entre 1916 y 1918. A Estrada lo terminaría nombrando tiempo después Hijo Adoptivo y lo honraría bautizando con su nombre la misma avenida en la que todavía hoy día se conserva la huella arquitectónica de estas colonias.

Esta iniciativa solidaria por parte del exregidor de la ciudad olívica tenía como objetivo crear en la localidad estradense un lugar al que pudiesen acudir de campamento de verano los niños de Vigo que carecían de los recursos necesarios para poder disfrutar de esas ofertas lúdicas. De esta manera, las Colonias se convirtieron en un referente para un pueblo como A Estrada, que daba sus primeros pasos para convertirse en la villa que es hoy en día.

Las Colonias cuentan con unos a amplios terrenos en un punto cercano al casco urbano, destacando dos elementos arquitectónicos. Por un lado la gran edificación en la que se alojaban todos los niños y cuidadores, con una fachada lateral hacia la rotonda, precisamente conocida como la rotonda de las colonias. La fachada principal estaría abierta hacia el jardín, en el que destaca un mirador elevado con vistas hacia en valle de Liñares que hoy todavía sigue en pie y que puede apreciarse desde la N-640.

En torno a los años 80, las Colonias, ya en manos de la Casa de la Caridad San José de Vigo, dejaron de utilizarse. Hasta ahora seguían perteneciendo a esta casa de caridad, hasta que finalmente han decidido venderlas.

Compartir el artículo

stats