Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando los focos se apagan

Un equipo de barrenderos trabajó seis horas cada mañana para recuperar las calles de A Estrada durante el San Paio

Los barrenderos de A Estrada

Las Festas de San Paio llegaron a su fin y con ellas acaba el dispositivo que el servicio de limpieza de A Estrada puso en marcha para conseguir que las calles de la villa luciesen de la mejor manera posible día tras día. No fue una tarea fácil. Su turno comenzaba cada jornada a las seis de la mañana, cruzándose en ocasiones con personas que todavía disfrutaban de las últimas horas de la movida nocturna. Por delante tenía seis o siete horas de trabajo, centrados siempre en las calles en peor estado y en las que poco después estaban previstas nuevas actividades.

Cuando los focos se apagan

El equipo estuvo formado por María José, Sheila, Cristina, José, Toño (Chin) y el encargado José Luis, como barrenderos, con Claudio realizando labores con el camión de baldeo. “Hicieron un trabajo tremendo que sin embargo la gente no valora por que cuando se levantan esta todo limpio”, lamenta el encargado de Geseco.

Cuando los focos se apagan

La peores zonas cada mañana estaban en los puntos de verbena ante el concello, jardines o en la farola. Destacó sin embargo el concierto de la Panorama, cuando llenaron cinco contenedores con lo que recogieron del suelo. Luego estaban los puntos de botellón, especialmente el situado en la parte baja de la plaza de feria, junto a las atracciones. Por el día sin embargo también tocó limpiar, por ejemplo recogiendo las alfombras florales.

Cuando los focos se apagan

Compartir el artículo

stats