Con una velada cultural en el antiguo Centro Gallego de La Habana, la comunidad estradense en Cuba celebró el pasado 26 de junio la tradicional Fiesta Patronal de San Paio y el aniversario 107º de la fundación de la Sociedad Hijos del Ayuntamiento de La Estrada.

Pequeñas bailarinas del grupo Las Camelias, durante su presentación.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo del presidente social, Adriano Calvo, entregándose a continuación títulos y reconocimientos a un grupo de asociados destacados por su trabajo social, ellos fueron: Gódula C. Rodríguez Señarís, quien recibió el diploma de presidenta de honor; Benito Domínguez Sanmartín y Gregorio Gestoso Ruiz, los de socio de honor; y Adriano Calvo Alfonso, Ana M. González Gimeno y Dunia Machado Ginorio, los de socio de mérito.

Gódula Rodríguez recibió el título de presidenta de honor.

En un programa caracterizado por la notable presencia de niños y jóvenes, se destacaron la presentación de Las Camelias, grupo de danzas auspiciado por la entidad estradense en Cuba que dirige la profesora y coreógrafa Dunia Machado; alumnos del Conservatorio de Música Guillermo Tomás de Guanabacoa y otros solistas invitados. El repertorio contó con números emblemáticos de la música y la danza española, gallega y cubana.

El baile clásico español estuvo presente en la velada cultural.

Hijos del Ayuntamiento de la Estrada no fue la primera ni la última de las sociedades de A Estrada en Cuba, pero sí la única actualmente. Se fundó el 4 de junio de 1915 en el recién inaugurado Palacio del Centro Gallego de La Habana por un grupo de emigrados estradenses de las parroquias de Vinseiro, Aguións, Cereixo, Tabeirós, Riveira, Oca, Callobre y Lagartóns, reunidos a instancias de la Federación Agrícola de A Estrada y del concejal agrario, Pedro Varela Castro. El presidente del comité gestor fue José Brea y el secretario Manuel Señaís, siendo su primer presidente Antonio Reymóndez. Los fines de la naciente sociedad eran “la protección de la agricultura, la enseñanza y el socio necesitado”.

Dos hechos trascendentales en la vida de los emigrados estradenses en Cuba fueron: la inauguración de su propio periódico, El Emigrado (Periódico Independiente–Órgano de las Sociedades de Emigrados y Agricultores) el 15 de septiembre de 1920 y la creación de un Centro de Emigrados el 1º de enero de 1921, ambos en la Villa de A Estrada y sostenidos desde Cuba. José Otero Abelleira, de profesión maestro y emigrado retornado fue nombrado director, redactor y administrador de El Emigrado, mientras que Manuel García Barros ocupó el cargo de jefe de redacción. Entre las personalidades vinculadas a la sociedad que pusieron muy en alto el nombre de A Estrada en Cuba durante os siglos XIX y XX se destacan nombres los de Waldo Álvarez Insúa, Secundino Baños Villar, José Loureiro García, Manuel Porto Verdura, Jesús Barros López y Carlos Vila Garea, entre otros.

La sociedad contribuyó desde Cuba a “la defensa de los intereses agrarios y a difundir los modernos métodos de cultivo” en A Estrada y “de manera notable al mejoramiento de la calidad de la educación con la construcción y sostenimiento de dos escuelas y la promoción de certámenes escolares”. En el año 1926 concluyó la construcción de un panteón social en el habanero Cementerio de Colón. Desde su fundación, y hasta 1960, celebró un banquete anual a finales de junio con la participación de todos los asociados y sus familiares en los Jardines de la Cervecería La Tropical para celebrar la fiesta de San Paio y el aniversario de la sociedad, actividad que se recuperó a partir del año 2005 con el nombre de Xuntanza Estradense de Hermandad y Confraternidad. Dos alcaldes estradenses visitaron la sociedad desde su fundación en 1915: Manuel Campos Paseiro en 1955 y José Antonio Dono López en 2010, ambos médicos de profesión. También la Coral Polifónica Estradense en el año 2006, bajo la dirección del profesor Xavier Comesaña Pereira.