La corporación municipal de Rodeiro celebró ayer un pleno en el que se desatascaron pagos de una importante relación de facturas, entre ellas las correspondientes a las obras acometidas en el centro educativo de la localidad y que llegaban con reparos del departamento de Intervención. El alcalde, Rubén Quintá, decidió levantar estas objeciones fundamentadas en que en el ámbito competencial del ayuntamiento no está el educativo. El desbloqueo al abono de unos 5.000 euros en distintos trabajos de mantenimiento en el centro había sido pactado entre gobierno y oposición y finalmente este punto salió adelante, aunque con la abstención de PSOE y Unidade por Rodeiro.

23.000 euros de luz

En el pleno se dio cuenta de la aprobación de la liquidación presupuestaria del año pasado, tema que ya se había tratado previamente en la comisión especial de cuentas. También se sometió a votación un reconocimiento extrajudicial de créditos para abonar una relación de en torno a 90 facturas de 2021 por servicios prestados a la administración municipal. La edil María Simón indicó que con estos pagos se da respuesta a servicios esenciales o trabajos como reparaciones en red vial o desbroces. Sí llama la atención el abono de una factura por importe de 23.000 euros por dos mensualidades de consumo de luz debido al incremento del precio de la electricidad pues, según indicó el gobierno, antes por este volumen de consumo y teniendo en cuenta que la red de luminarias es de bajo consumo rondaba los 9.000 euros.

A continuación se aprobó la modificación de créditos por importe de 105.000 euros que se satisfará con cago a remanentes, no sin que la oposición recordase que el Concello dispone de un respetable volumen de ahorros que el grupo de gobierno no es capaz de invertir. Y también salió adelante la reserva de 5.000 euros como parte de la aportación para el taller de empleo que Rodeiro compartirá de nuevo con Agolada y Dozón.

En otro orden de cosas fueron aprobadas por unanimidad la bonificación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a dos explotaciones ganaderas. Otras dos solicitudes fueron denegadas: una por incumplimiento de las bases y otra porque ya había sido registrada hace dos años y los beneficiarios no necesitan renovar el descuento anualmente.