Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ‘aviso’ de mal gusto en el San Juan de Agolada

Tiran por el suelo entre 15 y 20 kilos de sardinas en la Escola de Música Municipal

Sardinas esparcidas por el suelo de la planta baja de la Escola de Música Municipal de Agolada. |

“El Padrino” (1972), de Francis Ford Coppola, tiene muchas escenas icónicas, una de las cuales es en la que un hombre se despierta con una cabeza de caballo cortada a los pies de su lecho. Poner una cabeza de caballo en la cama de alguien es una forma única de enviar un mensaje. Eso mismo debieron de pensar los desaprensivos que el jueves por la tarde tiraron por el suelo entre 15 y 20 kilos de sardinas con los que la Banda de Música de Agolada pretendía celebrar su fiesta de San Juan. Al menos, eso es lo que algunos piensan en el municipio después de que el asunto trascendiese en las redes sociales.

Parte de las sardinas derramadas en la Escola Municipal de Música de Agolada.

Lo cierto es que fue uno de los alumnos de la propia escuela el que descubrió de forma fortuita el desagradable “aviso” de unos desconocidos en plena celebración. El joven abandonó por un momento el lugar donde se servía un aperitivo y unos pinchos para encontrarse con el macabro espectáculo. Nadie ayer quiso hacer declaraciones en la formación musical agoladesa al respecto pero esta Redacción ha podido saber que no son pocos en el municipio los que achacan lo sucedido a la constante polarización política y social que está viviendo la localidad desde hace tiempo.

Precisamente, un grupo virtual de vecinos fue el que dio la voz de alarma de lo sucedido publicando las fotos del incidente y señalando uno de ellos que “esto pasa con mucho de trastada”. En el comunicado también se indica que “aparte de ser una broma de pésimo gusto, espero que el Concello investigue quienes fueron los que utilizaron de esta forma las sardinas que compró el Ayuntamiento con dinero público para que las disfrutasen todos los vecinos”. Y concluye recomendando que “si hay alguna partida presupuestaria para ayuda a personas perturbadas, es el momento de utilizarla, ya que el hace esto es capaz de cualquier cosa”.

Sea como fuere, lo acontecido esta semana ahonda en el enrarecido ambiente que, según varios vecinos consultados por esta Redacción, se está apoderando de la vida cotidiana del municipio de un tiempo a esta parte. Ojalá todo se quede en una gracieta chabacana.

Compartir el artículo

stats