La reapertura del debate acerca de la peatonalización trasladado por la directiva de la Asociación de Empresarios de Deza (AED) al alcalde de Lalín, José Crespo, el fin de semana pasado es para el mandatario un asunto más de los analizados con el colectivo presidido por David Campos. Así lo indicó ayer en una entrevista radiofónica, donde puso de manifiesto que ya hace dos décadas había materializado la peatonalización los fines de semana de centro y tras varias experiencias echó abajo la medida porque no era del agrado de vecinos. “Ya ni me dejaban cortarlas el fin de semana; se cabrearon todos”, declaró. No obstante, entiende que transcurridos 20 años la percepción social que existe sobre los modelos urbanos es diferente.

Crespo, cuestionado por negarse a aplicar peatonalizaciones por fines estrictamente electoralistas, insistía ayer en que estas decisiones tienen que partir del consenso y nunca de la imposición. Por esta razón, dijo, comenzará a analizar el posible cierre de calles con la patronal dezana, pero también con “vecinos, posibles afectados y negocios; aquí entra todo el mundo”. “Ya dije que para que haya peatonalización debe existir una concordia importante”. También tuvo tiempo para replicar a representantes de la oposición como el excalcalde Rafael Cuíña. “Me extraña mucho que ahora él venga diciendo que el estudio de Bouzón Consultores es la Biblia; ¿entonces por qué lo tuvo escondido casi un mandato entero”, declaró, en alusión a que el documento fue presentado en 2017 y el cuatripartito gobernó hasta 2019. Sobre este trabajo –planteaba la posibilidad de peatonalizar las seis calles más céntricas– aseguró que lo tendrá en consideración pero también recuperará el elaborado por la Fundación Carlos Velasco –sus conclusiones fueron presentadas en 2003– porque en líneas generales incidía en los mismos aspectos. “Aquí no se va a imponer nada, nos vamos sentar a estudiarlo y ver las posibilidades que hay porque la gente va madurando”.

El primer edil vinculó en cierta medida los procesos a proyectos más materializados o en marcha como la compra de la céntrica Casa de Álvaro o la Gran Plaza, “que más pronto que tarde tendremos que hacer y ahí entra una dinamización del centro, que obviamente tendrá que ver con la peatonalización parcial en algunas partes y en otras integral”.

Obras en el Xesús Golmar

En otro orden de cosas, José Crespo prevé que hoy puedan dar comienzo las obras pendientes en el CEIP Xesús Golmar pues el acuerdo con la empresa consistía en que arrancasen con la finalización de las clases. Hablando de infraestructuras educativas puso en valor el esfuerzo del departamento dirigido por Román Rodríguez con inversiones en el IES Laxeiro o en el CEIP de Prado. Además la consellería ya fue informada de las necesidades que existen en otros centros del municipio como los de Cercio o Vilatuxe. “Algunas obras las hará el Concello y otras la consellería, pero lo importante es tener los colegios bien”.

El Concello instala medidores de intensidad de tráfico por la ampliación del polígono

La semana pasada fueron colocados en la N-525 unos mecanismos de medición de intensidad de tráfico que luego también se instalaron en accesos y calles del parque empresarial Lalín 2000. Desde el Ministerio de Transportes se asegura que los aforadores fueron puestos por una empresa contratada por el Concello para la realización del estudio de tráfico necesario “en la tramitación del instrumento urbanístico del polígono”. Es decir, se trata de una encomienda que el Estado realiza al ayuntamiento, hasta ahora desconocida, para que la Dirección General de Carreteras pueda informar favorablemente el proyecto de ampliación del área empresarial. Así, todo apunta a que la 4ª fase del polígono se demorará aún más. Por otro lado, el alcalde estima que la aprobación inicial del plan de sectorización para la extensión del parque se cerrará en 15 días para que cuando llegue la definitiva se pueda iniciar el proceso expropiatorio previo a las obras.