Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Este colegio es una ruina

Más de una treintena de reparaciones llevan años pendientes en el CEIP de Piloño

El gimnasio presenta serios problemas de humedad y filtraciones de agua.

La ANPA Paxariñas, del CEIP de Piloño, acaba de remitirle una carta al conselleiro de Educación, Román Rodríguez, tras decenas de contactos infructuosos con la jefatura territorial para acometer hasta más de 30 labores de mantenimiento en el centro. Y no son peticiones que profesores y padres hayan detectado este curso como fruto del paso del tiempo, no. “En 2019, la anterior directiva ya le había pedido el cambio de ventanas a la Xunta” recuerda la presidenta del colectivo de padres, Rocío Facorro.

Los baños de la segunda planta, inhabilitados.

En los dos últimos años, los padres no pudieron entrar en el Cerdeiriñas a raíz del coronavirus, pero la dirección se encargó de insistir una y otra vez ante Educación, sin éxito. Respecto al Concello, con el anterior gobierno del PP y al haber conserje de forma continuada, el centro compraba la pintura, que después pagaban las arcas municipales. Pero con el actual equipo de Xuntos “aún no se pintó, uy todo lo que se hizo se pagó desde el CEIP”. De hecho, habrá que votar en un próximo consejo escolar si el centro paga el arreglo de los baños de la segunda planta y el falso techo del comedor.

Azulejos desprendidos de una pared.

Son necesidades que conocen la Xunta, el Concello, así como el PP y el BNG locales. Pero también figuran estas, en el edificio: cambiar las cerraduras de las puertas; retirar mobiliario y llevarlo al punto limpio; colocar persianas en el aula de audición y lenguaje y en otras de las que fueron retiradas; cambiar las llaves de luces y algunas luminarias (otras ya las arregló el gobierno local actual o cambiar el falso techo de los almacenes. Ya en el exterior del inmueble hace falta arreglar el portal de la entrada (se le coloca un tornillo para que cierre); colocar un nuevo parque infantil; cambiar aceras; mejoras las escaleras de acceso a la zona de fútbol y baloncesto (donde cayó hace tres años una profesora) o limpiar los canalones, entre otras obras.

Compartir el artículo

stats