Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Loriga, piloto pionero de un prototipo de vuelo a motor

Con su primer destino en las escuadrillas de “Ansaldos”, que operan en Tetuán, en 1922 obtiene dos cruces rojas del Mérito Militar

Accidente del avión “Albert” con motor de 40HP y matrícula F-AHDY propiedad del piloto francés Magnon y en el cual encontró la muerte el capitán Loriga. Murió en Cuatro Vientos el 18 de julio de 1927. | // AHEA

Este protagonismo de nuestro paisano Loriga lo destaca la nota biográfica y las fotografías que se encuentra en su Expediente personal depositado en el Archivo Histórico del Ejército del Aire, en Villaviciosa de Odón (Madrid), que ha sido facilitada por el personal encargado del Archivo, a un grupo de trabajo que busca conseguir la mayor cantidad de información y objetos sobre Loriga para convertir el Pazo de Liñares en un museo de la aviación y que reproducimos por su indudable interés.

Joaquín Loriga Taboada. | // AHEA antonio vidal neira

Nació en Prado (Lalín) el 23 de septiembre de 1895 y falleció en accidente aéreo en Cuatro Vientos el 18 de Julio de 1927. Ingresa en la Academia de Artillería en 1912 y, en 1917, con el empleo de Teniente se halla destinado en la Comandancia de su Arma en Melilla. Su ingreso en la Aeronáutica tiene lugar en 1920, formando parte de la gran promoción de pilotos convocada por el director del Servicio, General Soriano, como inicio de la reorganización por él proyectada. Su primer destino lo tiene en las escuadrillas de “Ansaldos” que operan en Tetuán en 1922, en cuyo sector se distingue y obtiene dos cruces rojas del Mérito Militar.

Alfonso XIII saludando al aviador Loriga en presencia de La Cierva y otras personalidades en la prueba del C-VI Bis autogiro. | // AHEA antonio vidal neira

Pasa al año siguiente a las Escuadrillas de Melilla y es en ellas donde se consagra como un entusiasta e inteligente piloto, diestro y audaz, prestando numerosos servicios y citándosele como “muy distinguido” en los convoyes y operaciones de Tifaruin. Como consecuencia de su brillante actuación en este periodo de operaciones del año 1923, le es concedida la Medalla Militar individual.

El autogiro de La Cierva C6 Bis en Cuatro Vientos. | // AHEA

Designado por el Servicio de la Aeronáutica, asiste en París, en la Escuela Superior de Construcciones Aeronáuticas, al curso para la obtención del título de Ingeniero aeronáutico y en este mismo año vuelve a la capital francesa, desde donde en vuelo, transporta a Melilla, con otros compañeros, los doce aviones “Henry Potez”, tipo X.Y.A-Z, biplaza, con motor “Lorraine” de 450 HP, adquiridos por el gobierno para dotar las unidades de Marruecos.

En 1925 es piloto de pruebas del autogiro La Cierva. Con el C-6, realiza varios vuelos en el aeródromo de Cuatro Vientos los días 10 y 11 de febrero. El día 12, con este prototipo, lleva a cabo el primer viaje Cuatro Vientos-Getafe, a 150 metros de altura, recorriendo en 8 minutos 12 segundos, los 12 kilómetros que separan ambos aeródromos.

Este viaje fue cronometrado por la Federación Aeronáutica Internacional, como el primero realizado en el mundo por un aparato más pesado que el aire, distinto al avión.

Igualmente pilotó el C-6, en Inglaterra, en las pruebas oficiales ofrecidas por La Cierva, ante las autoridades aeronáuticas inglesas, el día 14 de octubre. Se le nombra profesor de vuelos en la Escuela de Experimentación de Cuatro Vientos y al mismo tiempo queda agregado a la Cruz Roja Española, para la organización de la aviación sanitaria, encomendada a la misma.

En 1926, como piloto de uno de los “Breguet XIX” el “Legazpi”, interviene en el “raid” “Elcano”, Madrid-Manila en unión de los capitanes Gallarza y Esteve. El vuelo se realiza en las etapas previstas, con algunas contrariedades que surgen debido a las condiciones meteorológicas. Esteve abandona el vuelo al perderse de la formación y tener que tomar tierra en el desierto de Arabia, donde con su mecánico quedan perdidos durante varios días. Gallarza y Loriga, después de superar algunas tormentas consiguen llegar hasta las costas chinas del Pacífico. Por averías en el avión de Gallarza el vuelo termina triunfalmente en Filipinas. El avión que cubrió el vuelo fue “Legazpi”, en el que cubrieron el “raid” Gallarza y Loriga. Este vuelo tuvo repercusiones internacionales por la precisión en el desarrollo de las etapas.

En 1927 obtiene el ascenso a Comandante por méritos de guerra, una vez finalizado el expediente que se instruyó para premiar su destacada actuación en la guerra de Marruecos en el periodo de operaciones 1924-1925.

Continúa como profesor en la Escuela de Experimentación de Cuatro Vientos y pasa después destinado al Parque Central y Automóviles.

El 18 de julio, cuando volaba una avioneta inglesa en el aeródromo de Cuatro Vientos, entra en barrena a baja altura, destrozándose el avión y pereciendo Loriga instantáneamente en el accidente.

Loriga, que ha quedado consagrado como uno de los mejores pilotos de la aeronáutica militar, estuvo a punto de ver truncada su carrera cuando realizaba el curso de piloto. Hubo de superar las pruebas y exámenes de vuelo al asignársele personalmente un profesor, antes de proponer su baja en el curso.

Compartir el artículo

stats