Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estradense, ¿tú de qué barrio eres?

Durante parte del siglo XX la vida en la villa se organizaba por lugares | Catro Camiños, Villabrasil, Barceloneta, Peregrina, Baiuca, Bedelle, O Cruceiro o Pozo de Barro dividían el pueblo

Vista aérea del casco urbano de A Estrada en el año 1962, con una villa que gira en torno a la plaza de la Farola y que comienza a expandirse en todos los sentidos.. Asociación Vagalumes. Tabeirós Montes

Hubo una época –y no hace mucho en términos históricos– en que A Estrada distaba mucho de lo que es hoy en día. Corrían las primeras décadas del siglo XX cuando ese pueblo nacido a partir de un cruce de caminos comenzaba a crecer a pazos agigantados. En esa evolución, comenzaron a aparecer nuevas calles y poco a poco la cruz cuyo centro estaba en la plaza de la Farola se fue desdibujando al ritmo que los vecinos iban llegando a nuevas zonas. En ese crecimiento y nacimiento de nuevas calles fueron apareciendo los barrios, espacios más o menos grandes que se repartían en centro de lo que hoy es A Estrada. Esos nombres estaban incluso por encima de los que se ponían a las nuevas calles y que iban cambiando según el momento histórico. Son nombres que han quedado grabado en la memoria de un pueblo. Algunos se han ido perdiendo en el olvido, otros sin embargo siguen utilizándose todavía hoy para designar zonas de A Estrada y otros fueron reutilizados para dar nombres a calles. Pasear por esos barrios implica retroceder varias décadas para conocer un pueblo diferente, tanto en su distribución como también en su mentalidad.

Entrada del viejo Estadio Municipal en A Baiuca.

A Baiuca

Comencemos este recorrido por un barrio cuyo nombre ha llegado hasta hoy en plena vigencia. A Baiuca vendrían a abarcar gran parte de la zona este de la villa. Iría desde el lugar donde durante más de 50 años se levantó el estadio al que dio su nombre hasta donde hoy en día está la calle Baiuca. Es una zona amplia, poco poblada a mediados de siglo y que se cortó con la creación de la Avenida Benito Vigo, –conocida, ya que estamos mirando la memoria popular histórica, como la Gran Vía–.

Villabrasil

Justo a su lado estaría Villabrasil. Se trata de un nombre que ha caído en desuso entre los más jóvenes. Vendría a designar el barrio situado en la parte alta de la calle Fernando Conde, desde la Porta do Sol hasta la mitad de esa calle más o menos. El origen de su hombre tiene varias versiones, aunque todo apunta a una vivienda grande y llamativa construida por unos emigrantes en la zona.

Pozo do Barro

Si la parte de arriba de la Fernando Conde era Villabrasil, la de abajo, hasta las Colonias, era el Pozo do Barro. La frontera tan difusa siempre hizo que entre los jóvenes de uno y otro barrio hubiese una rivalidad. En este caso se apunta a que el nombre pudo surgir de un pozo negro que había en esta zona en los orígenes de la villa. Precisamente Pozo Negro habría sido su nombre original y, tras retirarse el pozo, se quedó en barro. Este nombre, al igual que el de Villabrasil, también quedó en el olvido.

Catro Camiños

La gente de Villabrasil también recuerda la rivalidad con los jóvenes del conocido como barrio de Catro Camiños. A él llegamos tras pasar por el barrio de A Cañoteira, bajando por la Praza da Feira hacia Aguións, nombre que todavía pervive. Catro Camiños sería la zona situada tras la iglesia de San Paio. Allí confluyen la calle que baja desde la iglesia, la que llega desde la calle Gradín, y los dos sentidos de lo que hoy en día es la calle 25 de Xullo. De nuevo se trata de otro nombre perdido en el tiempo.

Barceloneta

La Barceloneta es un barrio de origen marinero del distrito de la ciudad vieja de Barcelona y, según recuerda el historiador Ricardo Terceiro, durante un tiempo también fue el hombre que se le dio a una zona del casco urbano estradense. En este caso volvemos para subir por la calle principal desde Villabrasil para encontrarnos la calle Ulla –nombre que logró pervivir a los vaivenes del tiempo–. Según cuentan fue un conocido vecino de esta zona el que decidió poner ese nombre a esta calle y terminó calando entre los estradenses.

San Antonio

Según cuentan, el barrio de San Antonio sería el siguiente que nos encontraríamos subiendo por la calle principal, es decir, lo que hoy en día es la calle Calvo Sotelo. Entre la calle Ulla y la Farola estarían algunas de las casas más antiguas de la villa, con el flamante consistorio a un paso y los impresionantes edificios levantados por Porto Verdura. Cabe recordar precisamente que Porto Verdura fue el nombre que tuvo esta calle antes de la Guerra Civil, cuando pasó a denominarse hasta hoy Calvo Sotelo.

Peregrina

Los del barrio de San Antonio tendrían rivalidad con los del barrio de la Peregrina, que se situarían en la zona de arriba de la plaza de la Farola. Según apuntan, entre uno y otro barrio habría algunas diferencias ideológicas políticas hacia finales de siglo, siendo los primeros más de derechas y los segundos más de izquierdas. Esto habría provocado alguna que otra disputa, por ejemplo, por culpa del lugar elegido para la celebración de la Festa do Salmón. Unos preferían la plaza del Concello y otros la plaza del Mercado. Curiosamente hoy en día ganaría el barrio de la Peregrina, nombre ahora reducido a solo una calle.

Local social de la asociación Virxe Peregrina, en el barrio de la Peregrina.

O Cruceiro

Un nombre que perdura hasta hoy en día es el del barrio del Cruceiro. Situado junto a la zona de los vinos y a un paso de la Farola, esta zona siempre un espacio de ocio. Cabe recordar que el Cruceiro no estaba situado históricamente en su ubicación actual, sino justo en el entronque de esa calle con la que hoy es la calle Antón Losada Diéguez. Fue hace unas décadas cuando el gobierno local decidió desmontarlo y subirlo hasta donde está hoy en día.

Decoita y Pedregal

Subiendo hacia el oeste llegaríamos a dos barrios muy amplios cuyo nombre se mantiene vivo. Uno sería O Pedregal, una zona que se sitúa en la parte alta de la actual avenida de Pontevedra. Muy cerca, hacia Ouzande, estaría el barrio de la Decoita, que abarcaría una zona muy amplia con varias calles y casas diseminadas. Hoy en día mantiene esa denominación.

Casas baratas

Su nombre es la Avenida de Vigo pero para los vecinos de A Estrada es y seguirá siendo hasta que se desgaste, las casas baratas. A mediados de los 50 se construyeron en la parte alta de esa avenida las viviendas sociales San Paio, financiadas por el gobierno, con un precio e intereses bajos. Ese precio reducido fue el que terminó dando nombre a todo este barrio de A Estrada hasta hoy en día. Las viviendas sociales siguen igual que el primer día.

La Ruela Bedelle, escondida en el barrio que llevó su nombre.

Bedelle

Uno de los barrios más conocidos de A Estrada es el de Bedelle. Este vendría siendo la parte baja de la actual calle Serafín Pazo, desde el cruce con la Gran Vía hasta llegar a la zona del viejo matadero. Fue siempre una zona muy poblada y de mucho movimiento. Hoy en día de su nombre de barrio solo queda una placa en un pequeño callejón, la “Ruela Bedelle”, aunque para muchos vecinos este siempre será su verdadero nombre.

Caño Sifón

Para terminar y seguramente dejándonos algunos otros barrios populares en el tintero, cerraremos el círculo con el Caño Sifón, la parte más baja de Bedelle. Este lugar lleva ese nombre porque allí se construyó un sifón de grandes dimensiones, similar a de un váter, para evitar que los olores de las cañerías del pueblo que bajaban por allí.

Una comisión de expertos propuso su recuperación en 2003

Corría el año 2003 cuando una comisión de expertos en cultura, historia y toponimia local presentó ante el Concello de A Estrada una propuesta para designar las calles estradenses que todavía no tenían nombre y rebautizar otras con nombres con poco respaldo popular. En esa comisión se encontraban hombres como el profesor y escritor Olimpio Arca o el historiador Xoan Carlos Garrido. Este último sigue defendiendo muchas de las propuestas presentadas por esa comisión pero lamenta el escaso éxito que tuvo. Una de sus ideas era poner más nombres de mujeres a las calles de A Estrada, una desigualdad que se mantiene hoy en día. Por ello proponían por ejemplo poner el hombre de la soprano estradense María Isaura a los jardines. Igualmente, planteaban la necesidad de eliminar los nombres de calles con ideología franquista. Es el caso de la Calvo Sotelo, para la que planteaban recuperar el nombre de Porto Verdura, el “escobeiro”; la Plaza Martínez Anido, a la que querían llamar Praza do Mercado; o la calle Iryda, para la que planteaban la opción de denominarla Rúa dos Xardíns. Pero además, entre sus propuestas estaba la recuperación de algunos de los nombres de barrios que se habían ido perdiendo en detrimento de los nombres de las nuevas calles. Así por ejemplo, pedían quitar el nombre de la calle Fernando Conde y dividirla en dos partes. La parte alta pasaría a ser la calle Villabrasil y la baja Pozo do Barro. Para eliminar la calle Capitán Bernal proponían amplia la rúa Peregrina. Además, planteaban la necesidad de colocar los nombres de Catro Camiños en la rúa 24 y de Bedelle en la rúa 25, sus zonas habituales. Garrido defiende ese planteamiento de recuperar la microtoponimia local para dar nombre a las calles, y más sin con ello se eliminan terminologías franquistas. Considera que esos nombres están en la memoria de los estradenses, que fueron los que en su día los pusieron, y que deben estar por encima de otras opciones. En el mismo sentido defiende por ejemplo la opción popular de llamarla Praza da Farola, en vez de Praza de Galicia, su nombre oficial.

En los colegios electorales

Pozo do Barro Ricardo Terceiro colección

En el año 1933 se publican los colegios electorales en el pueblo, un reparto de mesas realizado por barrios. Así aparecen Pozo do Barro, Cañoteira, “Bayuca”, Decoita, Pedregal o Peregrina. En esa lista también destacan calles como Porto Verdura, Fermín Galán, la plaza Ramiro Ciorraga o la calle Pablo Iglesias.

Compartir el artículo

stats