El concejal de Fiestas de Lalín, José Cuñarro, no tiene constancia “ni por escrito ni verbalmente” de las quejas de vecinos y propietarios de negocios de las calles aledañas al Campo da Feira por eventos organizados en la carpa que se instaló aquí a mediados de abril. Recalca que “estoy abierto a escuchar estas quejas, porque entiendo que puede haber molestias” durante el montaje de los eventos o cuando se celebran estes actos.

Una de las quejas de los vecinos y dueños de negocios alude al excesivo tiempo (mes y medio) que lleva la carpa instalada en el campo, puesto que suele ser una zona habitual de estacionamiento para los clientes de estos locales. Cuñarro apunta que antes de su instalación se habló con los puestos de la Praza de Abastos, que comprendieron la situación. Y reitera lo que días atrás apuntó el alcalde, José Crespo: que la carpa ya iba a retirarse la semana pasada pero por la verbena del sábado, quedó montada unos días más.

Una salida de emergencia

En esta verbena no hubo baños químicos, que sí estuvieron disponibles en los eventos coordinados directamente desde el Concello.De ahí las quejas por los restos de orines y vómitos con los que amanecieron algunos portales y paredes anteayer domingo. A Cuñarro no le constan, tampoco, destrozos en el mobiliario, pero recalca que la basura que generó el público que del Lalinfest del sábado fueron retirados a primera hora del domingo. “Estuve allí y sobre la siete y media de la mañana estaba todo limpio, recogido y baldeado”, añade. El Lalinfest superó, y con mucho, el nivel de decibelios y la duración de otros conciertos bajo esta carpa. Su impacto económico también fue alto: apenas había donde cenar el sábado, aduce Cuñarro. Los afectados también aseguran que en vez de tres salidas de emergencia, solo había una.

Vecinos y dueños de negocios se reunieron ayer lunes a primera hora de la tarde, y días atrás barajaron la posibilidad de reunir firmas. Sostienen que sí han contactado por vía telefónica con Policía Local, Guardia Civil “y algunos miembros de partidos políticos”. Apuntan que los orines y cristales rotos ya fueron habituales en eventos del año pasado.

Compromiso ve malestar “más que justificado”

Compromiso por Lalín ha sido el primer partido en manifestarse tras las quejas vecinales. Apunta que el malestar “expresado tanto en privado como en redes sociales es más que justificado”, no solo porque la acumulación de actos en la carpa del Campo da Feira afecta al descanso de vecinos en situaciones físicas complicadas, sino porque también afecta a la hostelería de otras zonas de Lalín, “que ve como los eventos lúdicos se concentran solo en una parte”. Compromiso también traslada al gobierno la necesidad de mantener las medidas de higiene íntimas en eventos, así como su preocupación “por la presunta ausencia de medidas de seguridad, que podría poner en riesgo la seguridad de las personas”.

Añade que la carpa “tiene que tener una duración lógica y determinada, porque es cierto que afecta y mucho a negocios como el supermercado de la Praza de Abastos o a peluquerías”. El partido que coordina Rafael Cuiña añade que la carpa que había sido idea de este exregidor fue criticada por el PP cuando estaba en la oposición, pero ahora José Crespo “parece tener cambiado de idea sobre su existencia”. Concluye diciendo que apoyaron toda actividad de ocio, pero con proporcionalidad, controles de seguridad y respeto al descanso de los vecinos.