Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las viviendas de uso turístico se triplican tras la pandemia y ya rozan el centenar

Las 97 que funcionan en las comarcas ofrecen, en conjunto, 744 plazas | También hay más pensiones, pero solo 4 nuevas | Cerdedo-Cotobade tiene el único campamento

Una vivienda de uso turístico en Merza, Vila de Cruces. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Ya sea por la crisis económica o por la necesidad de reducir contactos por el coronavirus, las comarcas registraron en los últimos tiempos un auténtico boom de las viviendas de uso turístico. Estas viviendas, a diferencia de un apartamento turístico, pueden tener un uso residencial, es decir, sus dueños pueden habitar en ellas y decidir alquilarlas por un tiempo que no sea superior a los 30 días.

En 2019, antes de que irrumpiese el COVID, había 11 viviendas de uso turístico en Deza, otras 13 en Tabeirós-Montes y 6 en Cerdedo-Cotobade (desde su fusión pertenece a la comarca de Pontevedra). Son 30 en total. Pues bien, en el presente año, hay ya constancia de 39 en Deza, 38 en Tabeirós-Montes y 20 en Cerdedo-Cotobade. Es decir, se multiplican por tres en las tres zonas, y también en el cómputo global, con 97. La norma establece que las viviendas de uso turístico deben tener, como mucho, entre 10 y 15 plazas. En 2019, en la zona había en conjunto 232 plazas, mientras que hoy en día alcanzan ya las 744.

Pensiones

Otro alojamiento que aumenta su número de negocios tras la pandemia son las pensiones. Eso sí, las cifras nada tienen que ver con las que acabamos de analizar. El año previo a la pandemia, funcionaban en total 28 pensiones: 19 en Deza, 7 entre a Estrada y Forcarei y las 2 restantes en Cerdedo. La pandemia forzó la apertura de dos nuevas, con lo que contamos con 30 en conjunto: 22 en tierras dezanas (gana 3) las 7 que ya había en Tabeirós Montes y solo una en Cerdedo-Cotobade, tras cerrar la otra. Si en 2019 en las pensiones los turistas contaban con 424 plazas, ahora hay 450.

Podríamos pensar que las casas de turismo rural también viven su edad de oro en esta nueva filosofía de turismo: a destinos más cercanos y que permitan ahorrar el gasto en restaurantes. Pues no. El IGE nos indica que ahora mismo funcionan en los concellos dezanos 18 casas de turismo rural, solo 2 más que antes de la pandemia. A Estrada y Forcarei cuentan con 27, una menos de la que tenían en 2019, y Cerdedo-Cotobade dispone de 6, tras ganar una. ¿Cuáles son los resultados? Pues que en la actualidad están abiertas 51 casas de turismo rural, mientras que en 2019 había 55. En cuanto a plazas, están disponibles 600, pero antes del COVID llegaban a 644.

Hoteles

A modo de anécdota, las casas de turismo rural son en algunos casos, como Agolada, el único tipo de alojamiento que existe en el municipio. Agolada contabiliza dos alojamientos de turismo rural. En el concello vecino de Rodeiro, por ejemplo, no funciona este tipo de servicios, pero sí hay 2 pensiones y otras 3 viviendas de uso turístico. Dozón carece de alojamientos.

Son los concellos más grandes los que ofrecen más diversidad de locales donde pernoctar. Así, el único apartamento turístico de Deza se ubica en Lalín. Cerdedo-Cotobade tiene otro. Por otra parte, este municipio es el único de la zona que ofrece un campamento turístico, con 76 plazas.

"Las casas de turismo rural son el único alojamiento que existe en Agolada"

decoration

En cuanto a las viviendas turísticas, pasan de 14 a 12. Ahora mismo, funcionan 2 en Deza (una en Silleda y la otra en Vila de Cruces), 5 en Tabeirós-Montes (4 en A Estrada y la restante en Forcarei) y otras 5 en Cerdedo-Cotobade. Esas 2 que dejaron de funcionar estaban una en A Estrada y la otra en Forcarei. El descenso provoca un recorte en las plazas disponibles: hay en total 66, frente a las 87 de tres años atrás.

Nos quedan los albergues turísticos y los hoteles. Los albergues son en total 8, de los que 7 funcionan en Deza y el restante en A Estrada. Ofrecen 280 plazas. En 2019, funcionaban ya estos 8 albergues, pero la diferencia es que ahora cuentan con 7 plazas más, ganadas en los dezanos.

Podría parecer lógico que sean los hoteles los que cuenten con la mayor disponibilidad de plazas. Pues tampoco es así, aunque ha habido variación entre 2019 y este año. En Deza, antes de la pandemia teníamos 10 hoteles y 584 plazas. En la actualidad, esos 10 negocios siguen abiertos, pero con 566 plazas. Recordemos, hay 744 en las viviendas de uso turístico ¿Por qué bajan las plazas de los hoteles? Porque se redujeron las habitaciones: de 358 a 279, en establecimientos de Lalín, Silleda o Vila de Cruces. Sí continúan, también, los 3 hoteles de Tabeirós-Montes, con las 60 plazas que ya ofrecían en 2019. Cerdedo-Cotobade también conserva sus 3 negocios hoteleros, con otras 36 plazas.

Compartir el artículo

stats