La Diputación recupera la atención presencial directa en todos los sus servicios suprimiendo el deber de concertar cita previa, excepto en el ORAL, donde continuará para mantener el nivel de calidad alcanzado en la atención especializada a los contribuyentes. La institución recupera así la plena normalidad en la relación con la ciudadanía, una vez decaídas la mayor parte de las limitaciones sanitarias decretadas por las autoridades autonómicas por mor de la pandemia.

Más de 160.000 personas fueron atendidas, principalmente por el ORAL, desde que, el 1 de junio de 2020, se implantara el sistema de cita previa y el teletrabajo. La media rebasa las 7.000 citas mensuales, con más de 330 personas cada día, que no dejaron de hacer sus gestiones gracias a la implantación de este y otros mecanismos tecnológicos que permitieron superar la barrera de las limitaciones a la presencialidad.

Las claves del éxito fueron la calidad en la atención telefónica para gestionar las citas, la simplificación del portal web de la Diputación con un apartado nuevo para reservar, así como la creación de la Oficina Virtual Tributaria (OVT) del ORAL, en la que la asignación de hora y fecha para realizar trámites tributarios resulta muy sencilla. Precisamente, los resultados alcanzados en un servicio tan especializado como este motivan que la cita previa se mantenga, a partir de ahora, como medida organizativa para otorgar preferencia, evitar las esperas y garantizar la máxima eficacia en la atención personalizada en las diferentes gestiones acerca de las tasas e impuestos municipales.

El mayor número de citas previas durante los casi dos años transcurridos se produjo en la ciudad de Pontevedra, dado que entre la sede de la Diputación y los servicios centrales del ORAL se gestionaron cerca de 25.500. La actividad también resultó especialmente intensa en las oficinas del ORAL en A Estrada, Lalín, Caldas de Reis, Ponteareas, O Porriño y Tui, pues en todas ellas se superaron las 10.000 citas.