Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hambre de verbena

Las parroquias vuelven a festejar sus romerías, apostando por orquestas importantes | Las primeras celebradas en Nigoi, Cora y Arnois rozaron los 3.000 asistentes | Las próximas en el calendario, las de Ouzande y Aguións

Aspecto de la carpa de Nigoi en la celebración por la Virgen de la Candelaria.

La desaparición de las restricciones sanitarias y la vuelta a la normalidad, sentaron como un soplo de aire fresco para las verbenas gallegas. En A Estrada, el regreso de las romerías está siendo sinónimo de campos abarrotados y de escenarios ocupados por las orquestas más relevantes del momento. Con las primeras fiestas, queda patente las ganas que tiene la gente de volver a asistir a este tipo de eventos.

Miembros de la comisión de Callobre con las camisetas que venden este año.

Todo el tiempo que tuvieron la gran parte de las comisiones para organizar las verbenas, provoca que muchas aldeas tengan carteles llenos de actuaciones y eventos, con opciones a las que difícilmente aspiraban antes de la pandemia. El inicio de la cuarentena ocasionó que las romerías organizadas en aquel momento quedaran en una situación de suspensión, de modo que, en muchos casos, el dinero recaudado no salió de las arcas de las comisiones. Estos ahorros, derivados de los dos años sin festejos, permiten a las parroquias pequeñas contratar orquestas importantes que antes estaban lejos de su alcance, a pesar de que, la mayoría de ellas, optaron por elevar su cotización en esta vuelta a la normalidad.

Nigoi marcó el camino

La primera verbena de la comarca fue la celebrada en la parroquia de Nigoi, en honor a la Virgen de la Candelaria y a San Blas. El esperado evento, que rompió las previsiones más optimistas y acabó reuniendo a más 3.000 personas, marcó el pistoletazo de salida para el resto de comisiones, en un contexto sanitario que arrojaba muchas dudas y no era, para nada, halagüeño. Rubén Ferrín, miembro de la organización, señaló que su verbena “fue la apertura” y que otras comisiones reconocieron “que le echamos valor” por realizar la fiesta en aquel entonces. Ferrín destacó la dificultad añadida que tuvieron en Nigoi, al tener que organizar toda la verbena desde 0 por ser la última que se celebró antes de la cuarentena. La Candeloria de Nigoi fue “la última fiesta antes de la pandemia y la primera” de la nueva normalidad.

Arnois invocó a la Xuventude

La siguiente verbena importante fue la primera edición de la Festa da Xuventude de Arnois, que se celebró el 15 de abril con las orquestas New York y París de Noia. Aunque ya organizaron una pequeña fiesta “familiar” en honor a San Xulián a principios de enero, este fue el primer examen serio que tuvo que afrontar la comisión de este año en la vuelta a la normalidad. Para la Festa da Xuventude, al no ser la romería propia de Arnois, decidieron no pedir dinero a los vecinos, algo que sí harán en su tradicional Festa das Neves que se celebra en agosto. A pesar de que aún no empezaron a recaudar para el verano, desde la comisión señalan que “se nota que la gente tiene ganas de fiesta” y esperan, al menos, igualar el enorme éxito obtenido en la Festa da Xuventude cuando festejen la de verano.

Cora presentó a la París

La verbena de Cora acogió, el 7 de mayo, la presentación del nuevo espectáculo de la París de Noia para este verano. Tras dos años de parón, esta parroquia estradense contó con casi 3.000 personas llegadas de diferentes puntos de Galicia. Iván Lorenzo, miembro de la comisión, señaló que ya tenían “alguna cosita preparada”, como la venta de lotería, “desde antes de la pandemia”. Lorenzo añadió que “la gente colaboró mucho” porque “se nota” que los vecinos “tienen ganas de que se vuelvan a celebrar” estas verbenas, que también son “una manera de reactivar la economía”.

Las verbenas que vienen

En el futuro más próximo tenemos la Festa da Primavera de Ouzande, que se celebrará el 27 de mayo. Igual que sucedió con la Festa da Xuventude de Arnois, esta verbena responde a los ofrecimientos de los contratistas de eventos, más que a una celebración tradicional de la parroquia. La Festa da Primavera llevará al Combo Dominicano a Ouzande, en lo que será, posiblemente, otra jornada multitudinaria para celebrar la nueva normalidad.

Otra de las parroquias que regresa con fuerza tras la pandemia es la de Aguións, que acogerá los festejos en honor a San Antón. El viernes 3 de junio arrancará la celebración con las actuaciones de Os Players y de la París de Noia. Al día siguiente, además de la Charanga TNT, tocarán la Olympus y los Satélites, que pondrán el broche final a la jornada. En el año 2020, la comisión de fiestas tenía contratados todos los aspectos referentes al festejo, pero la pandemia obligó a cancelarlo todo. De hecho, lo tenían todo tan organizado que la imprenta quedara de entregarles los libros de publicidad, sólo un día después de decretarse la cuarentena. Aunque supuso una gran decepción en su día, la comisión indica que este año contaron desde el principio con “bastante trabajo hecho” y un “buen presupuesto” derivado de donaciones de patrocinadores en 2020. Este capital también se benefició de varias acciones que realizó la comisión durante aquel año, como la realización de varios eventos gastronómicos o la venta de camisetas.

El año pasado, durante los meses en los que se preveía una mayor apertura de las restricciones para el verano, intentaron retomar la organización de la fiesta en honor a San Antón. Aunque finalmente no pudieron celebrar el evento, aprovecharon para cerrar la presencia de la París y la Olympus para este año. Las otras dos orquestas con las que contaban en 2020, Finisterre y New York, no estarán este verano.

Una fiesta marcada en el calendario de verano

En el municipio de A Estrada, la verbena de verano por antonomasia es la que se celebra en Callobre en honor a Santa Margarita. Los festejos, que se desarrollan el 20 y el 21 de julio, reúnen todos los años a miles de personas. Que siempre se celebre los mismos días es algo que no satisface a todo el mundo. De hecho, desde la comisión señalan que hay vecinos que no suelen dar dinero si la celebración no cae en fin de semana. Aun así, los organizadores reconocen que la vecindad “siempre responde bien” y que la mayoría de los vecinos “no tienen problema” en aportar los 120 euros de cuota que pide la comisión para el festejo. Este año, la fiesta se inaugura el miércoles 20, jornada en la que Callobre acogerá las actuaciones de Los Satélites, la París de Noia y de la Banda Municipal, que tocará al mediodía. El jueves será el turno de las Gaitas de Barbude y de Cinema y Olympus.

Compartir el artículo

stats