El alcalde de Lalín, José Crespo, se reunió ayer con la gerente del área sanitaria de Santiago, Eloína Núñez, para exponerle “la idea que tenemos para el CIS y que creemos que se va a materializar”. Al encuentro acudieron la nueva concejala de Sanidade, Carmen Canda, así como su antecesora, Eva Montoto, a la que Crespo quiere agradecer su disposición y energía en este tema.

El regidor calcula que las obras del futuro Centro Integral de Saúde van a estar rematadas “más o menos a comienzos del año que viene”. Por eso, le pidió a Eloína Núñez que se fuese simultaneando la compra de material para iniciar el equipamiento del complejo en cuanto esté rematado. “Les pedí algo que ya estaban haciendo, que ya contaban con eso” desde la Xunta, añade.

Granja de Meiriña

En una entrevista a una radio local, Crespo abordó otras infraestructuras que no iban en el programa electoral pero que ya fueron anunciadas a los vecinos el año pasado: la construcción de una zona de ocio con parque infantil mediante el desarrollo del Área de Reparto 21. Para ello será preciso derribar la conocida como granja de Meiriña, que está en unas condiciones “deplorables”. Ahora mismo, el gobierno está negociando con los dueños.

Más avanzada está la inversión de 1,85 millones tanto en el casco urbano como en una veintena de parroquias, dentro de los departamentos de Obras, Comercio, Cultura, Urbanismo, Medio Rural, Parques e Xardíns o Novas Tecnoloxías. El paquete irá al pleno de este mes y cubrirá demandas de los vecinos. Por cierto, en esta sesión plenaria la corporación pactó que cada grupo lleve solo una moción, en lugar de dos, para rebajar la duración de la misma. También se modificarán los tiempos de intervención.

Iluminación de edificios

Y ahora que hablamos de pleno, Crespo le replicó a Rafael Cuiña que no tiene miedo a debates, pero que estos deben ser entre gobierno y toda la oposición política.

Crespo y sus concejales suelen hacer reuniones de trabajo “para ver cómo priorizamos las cosas”. Añade que al remate del mandato quiere explicarles a los y las vecinos qué parte del programa electoral se cumplió; qué parte no se pudo materializar y por qué y, por último qué cuestiones se llevaron a cabo aunque no estaban contempladas, pero que se hicieron realidad gracias a la coyuntura. Una de ellas es la solicitud para cubrir parte de los 8,5 millones de euros al Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) para pasar todo el alumbrado a LED. Obtuvo 6,5 millones. Ahora, solicitará otra subvención, pero para el alumbrado de todos los edificios públicos. En este sentido, añadió que si un Concello dispone de Agenda Urbana, obtiene más puntuación en las ayudas. Por eso, Lalín cuenta con adjudicar este documento en las próximas semanas.

Recordó, en este punto, que él mismo ya había hecho su propia agenda para 2025, allá por el periodo 2004-2005. Cuando dispongan de Agenda Urbana, los ediles populares elaborarán un plan director para el Lalín de la próxima década, con objetivos como “un anillo olímpico, otra piscina exterior, pistas de pádel y empresas que generen puestos de trabajo”.

“La Casa de Álvaro o se compra ahora o vuela”

Otra dotación que no contemplaba el programa electoral del PP en 2019 era la compra de la Casa de Álvaro. Crespo considera “una polémica estéril” que Compromiso apunte que hay otras prioridades antes que la adquisición del inmueble. “Sabe perfectamente que la casa o se compra ahora o vuela” ya que otros tres candidatos estaban interesados en su compra. Crespo apuntó que tiene un compromiso con el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, por el que si el Concello la adquiere, la consellería la reforma para un uso cultural. Crespo apuntó que el gobierno de coalición ni se hizo con el Cine Balado ni este inmueble, “y tenían dinero”.

Sobre otras prioridades, añade que las de carácter social están bien cubiertas. Por último, recordó que viajará a Argentina desde el 29 de este mes y hasta el primer fin de semana de junio, junto a Rafael Cuiña. En cuanto a la verbena de hoy de Olympus y El Combo Dominicano, no le cuesta nada al Concello.