Los agenntes de la Guardia Civil formuló el pasado año 390 denuncias administrativas relacionadas con la protección de la flora y la fauna y contra los recursos naturales y el medio ambiente, según el balance de actuaciones del Seprona en la zona norte de la provincia, que abarca el territorio de las comarcas de Deza y Tabeirós Montes. Pese a que en términos absolutos podemos indicar que el cómputo de infracciones se mantiene –en 2020 habían sido 385– estamos ante el dato más abultado de los últimos 11 años.

El mayor número de actuaciones llevadas a cabo en las comarcas por las patrullas del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) con base en el Puesto Principal de Lalín y en el Puesto de A Estrada, se realizaron en el ámbito del marco normativo de los montes o terrenos forestales, donde se formularon 127 denuncias, lo que supone algo más del 32% del total. La segunda cifra más elevada en infracciones se registró en temas relacionados con sanidad animal y epizootias, donde se tramitaron 61 denuncias.

Desde el instituto armado se pone el acento en otra cuestión: sobresalen también las actuaciones administrativas que se llevaron a cabo en relación con la normativa sobre residuos y vertidos que se tradujeron en 41 denuncias y las vinculadas con la legislación sobre aguas, con 40 infracciones y 31 sobre animales de compañía.

Por otro lado, también llama la atención las inspecciones que se realizaron durante el pasado año en las distintas áreas de responsabilidad del Seprona para verificar el cumplimiento de la normativa vigente. Bajo este epígrafe, se llevaron a cabo un total de 71 inspecciones, de ellas: 19 fueron en trabajos forestales, 16 relacionadas con el medio ambiente, 10 en explotaciones agropecuarias y 8 vinculadas con la normativa en materia de obras y edificaciones.

Desde el punto de vista penal, hay que señalar que en el mes de septiembre del año pasado se investigó penalmente a un vecino del municipio de Dozón como presunto responsable de un incendio forestal registrado a finales de julio en los montes de Mosteiro. Además de este incendio, el Seprona le imputó otros tres ocurridos que habían ocurrido en la misma zona durante los meses anteriores.