Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mejores influencers de la familia homoparental

Juan Luis Fernández, con raíces en Lalín, y su marido Christian Ruiz arrasan en redes sociales junto a sus hijos Atlas y Anxo

Christian Ruiz y Juan Luis Fernández posan con sus hijos Anxo y Atlas. | // INSTAGRAM

Juan Luis Fernández presume de tener antepasados en Lalín. En concreto, en la parroquia de Vilatuxe, que es el lugar de nacimiento de su padre, a donde viene siempre que sus obligaciones se lo permiten. En la actualidad vive en Cambrils junto a su marido Christian Ruiz, y desde allí la pareja pone su granito de arena para dar visibilidad a una familia diversa y distinta de la tradicional. Desde el primer momento, Christian y Juan Luis se plantearon ser padres, pero a los dos años de estar juntos Juan Luis se fue a vivir a Australia y estuvieron separados un año. Después, Christian se desplazó a las antípodas, y fue entonces cuando se pusieron manos a la obra para poder convertirse por fin en padres.

Juan Luis y Christian estudiaron a fondo los lugares del planeta en donde la práctica de la gestación subrogada está regulada, y finalmente optaron por México, donde nació Anxo, su hijo mayor. Poco después llegó Atlas en Australia, donde la gestación subrogada también es legal y cuenta con el aliciente añadido de hacerse de manera altruista. “Nosotros recomendamos la gestación subrogada. En su momento, exploramos la adopción pero en Cataluña estaba el asunto un poco parado y te daban demasiado tiempo de espera”, explica Juan Luis. La pareja contó con la inestimable ayuda de Heidi en México y de Cassie en Australia, y también la de Esteisy y Amber, que fueron las donantes de óvulos para la gestación. De hecho, las cuatro son como una especie de tías para unos niños que se han vuelto virales con el paso del tiempo tras aparecer en redes sociales como Instagram y TikTok.

Juan Luis Fernández insiste en recomendar la práctica de la gestación subrogada para casos de matrimonios como el suyo. “Investigamos un poco por internet e incluso llegamos a hablar con gente que ya lo había hecho y nos decidimos por México porque nos pareció que el proceso se realizaba allí de una forma más ética”, recuerda con cariño por ser su primer experiencia como “papi”. Porque esa es la denominación que utilizan en sus cuentas públicas, usando los términos de “papi Juan” y “papi Chris”, con los que ya se ha familiarizado su legión de seguidores. Ahora son cuatro en esta familia diversa pero Juan Luis no descarta que en un futuro puedan llegar nuevos integrantes: “Lo de aumentar el número de hijos es algo que, sobre todo a Chris, siempre le ha rondado la cabeza y de hecho estamos abiertos aún a seguir incrementando la familia. Tenemos la puerta abierta de la gestación subrogada gracias a Cassie, que nos ayudó a tener a Atlas, y siempre nos ha dicho que le encantaría volver a ayudarnos”. Y recuerda que “estamos apuntados en las listas de adopción de Cataluña desde el 2020 y como ya somos padres podríamos esperar. A ver cómo avanza la cosa y también a ver cómo nos vemos a nosotros dentro de un tiempo”.

Preguntado por si el número de familias diversas todavía es escaso, este descendientes de lalinenses se muestra optimista al respecto porque señala que “en nuestro entorno conocemos alguna familia homoparental como la nuestra pero sigue siendo importante que haya una visibilidad y mostrar que existe una forma de familia diferente a la tradicional porque hay que ser conscientes de que los homosexuales somos minoría”.

Bum digital

La cuenta de Instagram de la pareja la hicieron pública hace cuatro años para dar visibilidad a la diversidad familiar, en especial a familias homoparentales formadas por gestación subrogada. La cuenta de Tik Tok empezó siendo menos utilizada, pero justamente antes del Día del Padre del año pasado publicaron un vídeo y en 24 horas se viralizó. Desde entonces Juan Luis y Christian junto a sus dos hijos no han parado de publicar vídeos que visibilizan y educan en diversidad familiar, igualdad, respeto y crianza sin prejuicios. Tienen claro que el mayor éxito radica en los numerosos mensajes de apoyo que reciben animándoles a seguir con esa labor.

“La verdad es que nos sorprendió porque a veces en esto de las redes sociales no sabes qué va a pasar. Aún estábamos en Australia cuando empezamos convirtiendo una cuenta privada de Instagram en una cuenta familiar y pública para contar nuestro día a día y para que en España los nuestros pudieran ver fotos de los niños. y vieran un poco su evolución. Después llegó TikTok, seguimos creciendo y a la gente parece ser que le gusta lo que enseñamos y aquí estamos y seguimos”, asegura Juan Luis.

La pareja tiene claro que usan las redes sociales para dar visibilidad y naturalidad a su modelo de familia. Y eso que los hijos son a veces diana de grupos de odio, que consideran que su desarrollo afectivo e intelectual está afectado por el hecho de no cumplir los cánones de la familia tradicional. Por eso Juan Luis y Chris consideran necesario mostrar que Anxo y Atlas son como cualquier otro niño de su edad. Muestran solo una parte muy pequeña de sus vidas y jamás su intimidad, para que los dos críos puedan ver las publicaciones y sentirse orgullosos de ser el objetivo de todas ellas.

Compartir el artículo

stats